Sepultan a niños hallados en cajuela

Las autoridades esperan los resultados de la autopsia para esclarecer tragedia

Sepultan a niños hallados en cajuela
Vecinos observan el carro donde fueron encontrados los menores en el sector Los Refugios, de Villa Funcación.
Foto: cortesia Diarfio Libre

Santo Domingo — En medio del llanto de sus familiares fueron sepultados ayer en una fosa común del cementerio de El Pomier, San Cristóbal, a 36 kilómetros al suroeste de la capital, los tres niños que fallecieron asfixiados el pasado sábado en el maletero de un automóvil.

Los ataúdes con los cadáveres de los hermanos Luis Amauris y Yohansen Galán, de cuatro y dos años, y su primo hermano Riner Guzmán, de tres, fueron sepultados debajo de una mata de mango, en una fosa común.

“No me lo puedo creer”, gritaba Johanna Guzmán, madre de Riner. “Cuando me acerqué (al carro) y los vi (los cuerpos de los niños) dije: ¡Ay!, pero con razón uno no los halla, si mira donde están durmiendo…”

“Para mí era durmiendo que estaban. Eso nunca lo voy a olvidar, nunca, nunca…”, decía.

Mientras, las autoridades están a la espera de los resultados de las autopsias que se les práctico a los cuerpos de las víctimas.

La Policía entregó a la fiscal de San Cristóbal, Diosmery Soto, el carro Toyota Cressida, color rojo vino, placa A2166234, en donde fueron encontrados los cadáveres de los niños en horas de la noche del sábado, luego de que desaparecieron de sus hogares poco después del mediodía.

Milcíades Roa (Meme), propietario del automóvil, explicó que estacionó el vehículo el pasado miércoles con la intención de venderlo y que estaba cerrado, aunque una de la puerta no tenía seguro, lo cual al parecer facilitó la entrada de los niños.

La fiscal Soto dijo que investiga el caso, junto a Sofía Cuevas, representante del Ministerio Público en el Tribunal de Niñas, Niños y Adolescentes, para determinar si en el caso hubo negligencia por parte de los padres de los niños que se asfixiaron.

“Si se determina que existió descuido o negligencia, los padres podrían ser sometidos a la acción de la justicia, podrían ser enviados a prisión preventiva como medida cautelar por un espacio de 2 a 6 meses, y de ser hallados culpables, serían sancionados”, indicó la fiscal Soto, a través de la Procuraduría General.

Añadió que “los padres serán interrogados en las próximas horas. Se está esperando que los mismos puedan salir del estado de desesperación en que se encuentran para que estén en condiciones de responder a los interrogatorios”.

Las autoridades tratan de indagar versiones que dan cuenta de que en donde estaban los niños encontraron refresco y galletas, ya que los niños habían almorzado cuando desaparecieron.

El carro estaba estacionado cerca de un taller de mecánica del sector Los Refugios, de Villa Fundación, en la vía de acceso al balneario La Toma, de San Cristóbal.

Los hermanitos eran hijos de Carolina Galán Reyes, de 22 años, y la otra víctima de Johanna Guzmán, de 27.