Actores no necesitaron leer el guión

Actores no necesitaron leer el guión
Blanca Suárez, Miguel Ángel Silvestre y (recostado) Carlos Areces.
Foto: EDLPGerardo Romo

Nueva York — Hablamos con los actores Carlos Areces, quien interpreta a Fajas (uno de los azafatos), Blanca Suárez, que personifica a Ruth (el interés amoroso de uno de los pasajeros), y Miguel Ángel Silvestre en el papel del recién casado.

Entre otras cosas los artistas reconocieron que hubieran trabajado con el director así hubiera sido trayéndole el café.

¿Qué significa trabajar con Pedro Almodóvar?

Carlos: Pedro es universal, recuerdo que cuando el protagonista de esta película, Javier Cámara, fue a los Oscar con él, decía que era alucinante ver la lista de actrices esperando turno para hablar con Pedro, y en esa lista estaba Meryl Streep, Angelina Jolie y Nicole Kidman, entre otras.

Blanca: Trabajar con Pedro es lo máximo a lo que una persona que se dedica al cine puede aspirar, por lo menos en España y casi que en el mundo entero. Es una oportunidad que no puedes desaprovechar.

Miguel: es una oportunidad muy buena por la visibilidad y también porque a Pedro le gusta mucho el arte contemporáneo y el clásico. Durante el rodaje, él da muchísimas referencias y cita a artistas que yo desconocía.

Trabajar con él es un aprendizaje muy grande.

¿Leyeron el guión antes de aceptar el papel?

Carlos: En mi caso tuve que hacer una prueba, me dijeron “Pedro quiere verte para un papel”, y yo dije “vale, si Pedro quiere verme como si hubiera querido que le lleve un café”. Lo primero que leí fue una separata con mi personaje. Sé que no fui la única opción.

Blanca: el me ofreció el personaje directamente y yo le dije que sí sin leer el guión.

Miguel: Me llamó (Almodóvar) para ir a hablar con él y leer mis escenas, luego me estuvo contando la historia. Después de eso me dijo que le gustaría que estuviera en la película, pero yo le hubiera dicho que si aun sin saber nada.

¿Cuál fue la escena más cómica de grabar?

Carlos: Cuando aparece otro azafato que sale de la cabina y muestra en la comisura de sus labios de donde viene. Nos daba un ataque de risa, tuvimos que repetirla muchas veces.

Miguel: Recuerdo que básicamente estaba durmiendo en la escena pero el personaje de Guillermo Toledo estaba haciendo una llamada, y en vez de decir azafata dijo enfermera. En ese momento me hizo mucha gracia y recuerdo que me empecé a reír, el asiento empezó a temblar.

Hay una coreografía bastante divertida dentro del filme interpretada por los tres azafatos, ¿cuánto les tardó prepararla?

Carlos: Fue como un mes, pero hubo un momento en que Pedro fue a vernos y dijo que estaba demasiado bien. El quería que no luciéramos como bailarines profesionales sino como un grupo de amigos que hace esto en fiestas. Pero para mí en general, todo lo que sea esfuerzo típico es un tema que tengo fuera de mi vida (dice con humor).

¿Cómo es la situación del cine español actualmente?

Carlos: Es desastrosa, pero va en consonancia con el resto del país. La política contra la cultura está siendo agresiva, pero esto se está dando en todos los campos. Estamos viendo una etapa de restricciones sin precedentes. Derechos que ha costado muchos años conseguir para los trabajadores han desaparecido.

Blanca, ¿has pensado en incursionar al mercado americano como Penélope Cruz?

Es una opción, pero no es una meta. Seria precioso pero no solo en este mercado sino también en otros mercados europeos. Pedro te abre muchas puertas mentales y te dan ganas de viajar y de probar, sin embargo sí es parte de un sueño que tengo desde pequeña trabajar en Estados Unidos.

¿Con qué director de cine estadounidense les gustaría trabajar?

Unísono: ¡Tarantino! (Inclusive se ofrecieron a llevarle el café o el té).