Acusado de atropellar a menor en Manhattan llora en corte

Franklin Reyes, de 17 años, no pudo contener el llanto en la vista en la que se fijó la fecha del 27 de junio para discutir la petición de fianza en el caso por la muerte de Ariel Russo
Acusado de atropellar a menor en Manhattan llora en corte
Reyes durante la vista llevada a cabo ayer.
Foto: Mariela Lombard / EDLP

NUEVA YORK — Momentos de tensión se vivieron ayer en la corte de Manhattan, cuando los padres de Ariel Russo, quien perdió la vida atropellada —a comienzos de mes—, vieron por primera vez al adolescente acusado por su muerte.

Franklin Reyes, de 17 años, entró a la sala de la corte esposado y vestido con un traje de prisionero café, con su rostro desencajado y llorando, mientras escuchaba atentamente la breve audiencia, en la que el juez fijó el 27 de junio para discutir sobre la petición de fianza que sometió la defensa.

Reyes enfrenta cargos de homicidio vehicular en segundo grado, por causarle la muerte a Russo, de cuatro años, mientras escapaba de la policía —en un hecho registrado el 4 de junio— en las inmediaciones de la calle 97 y avenida Amsterdam. En el incidente también resultó herida la abuela de la menor.

Sofía Russo —madre de la menor— sollozando se aferró a su esposo en los momentos en que Reyes ingresó a la sala de la corte, presidida por el juez Gregory Carro. En un lado, se sentó la familia de Reyes, al tiempo que en el otro extremo se ubicaba la familia Russo, ambos grupos evitando mirarse mutuamente, muchos de ellos sin poder contener las lágrimas.

A la salida de la corte, Russo pidió que caiga todo el peso de la justicia sobre Reyes. “Quiero que la sentencia sea un ejemplo para todos los jóvenes del país”, precisó.

La familia Russo entabló una demanda por $40 millones contra la ciudad, haciendo responsable de la muerte de su hija, y el sistema del 911, argumentando que se demoraron en enviar una ambulancia a la escena del accidente.

Además ha hecho un llamado a la oficina del Fiscal del Distrito para que inicie una investigación criminal al respecto.

La familia de Reyes, compuesta por al menos ocho personas, abandonó la corte sin querer dar ninguna declaración.

Sin embargo, Martin Schmuckler, abogado de Reyes, manifestó preocupación con respecto a la integridad de su defendido, indicando que habría sido maltratado en una dependencia carcelaria del Condado Nassau, en donde se encuentra detenido, rehusando dar detalles.