Nuevo filme de Almodóvar, más que drogas y sexo

El director español habla del significado de 'Los Amantes Pasajeros'
Nuevo filme de Almodóvar, más que  drogas y sexo
La coreografía de los tres azafatos una de las escenas más divertidas de 'Los Amantes Pasajeros'.
Foto: Fotos Cortesia

Nueva York — La situación de estar atrapado en un avión que necesita aterrizar de emergencia, pero que no puede hacerlo debido a que no hay un aeropuerto disponible, suena bastante estresante de por sí.

Pero si aparte de eso, los pasajeros de la aeronave incluyen a la directora de un servicio de dominatrices, un asesino a sueldo, una espiritista virgen, un actor con problemas sentimentales, tres azafatos homosexuales y dos pilotos bisexuales, entonces la situación se convierte en un verdadero caos.

Ese es el particular escenario en el que se desarrolla la nueva comedia de Pedro Almodóvar titulada “Los Amantes Pasajeros” o “I’m so excited” como se le nombró en los Estados Unidos.

La producción, al igual que todo lo que hace el español, contiene situaciones explícitas, en las que la mejor forma de lidiar con el estrés, tiene que ver con el consumo de un coctel especial de drogas, el cual no solo relaja, sino que también desencadena un apetito sexual insaciable.

“Yo quería hacer una comedia de comportamiento muy libre, pero más que la homosexualidad, lo que es más notable en la película es la bisexualidad” mencionó el director manchego.

“Los hombres españoles se sienten mas incómodos con la conversación entre bisexuales, nadie habla sobre ello pero existe”, señaló el director.

El filme también es una manera en que el director refleja la dura realidad que se vive en la Madre Patria actualmente.

“Es una especie de escape de la realidad española y ocurre entre las nubes. Los viajeros están en un avión que no va a ninguna parte, el cual está dando vueltas en círculos y necesita un aterrizaje de emergencia, pero esto implica un montón de peligros e incertidumbres. Eso es una metáfora de la sociedad española de este momento”, indicó el realizador.

Adicionalmente, para el ganador de dos premios Oscar es claro que aparte de la emergencia económica, se vive en España una problemática social que está afectando a quienes tienen preferencias sexuales no tradicionales.

De acuerdo a Almodóvar, aunque la homosexualidad masculina es totalmente visible en el país ibérico, excepto entre políticos, deportistas y toreros, la homosexualidad femenina no se muestra, y las mujeres que deciden hacerlo, enfrentan muchos más problemas.

La crisis ha despertado toda clase de sentimientos homofóbicos que tienen base en la iglesia católica, institución cuyo poder ha sido fortalecido por la presencia del Partido Popular en el gobierno, según el director. “Hay un arzobispo que ha llegado a calificar la homosexualidad como una práctica Nazi porque atenta contra la expansión de la especie humana. Eso no significa que su perspectiva representa a la gente de España, pero lo indignante es que esté pasando en esta época”, manifiesta.

Al final lo que si queda claro tras ver la cinta, es que las risas y sorpresas no paran a lo largo del filme.