Sale de Cuba para comer tacos y brillar

Con poco tiempo en las Mayores, piden que Puig esté en el 'Juego de Estrellas'
Sale de Cuba para comer tacos y brillar
Yasiel Puig se siento muy contento de que hayan aceptado a los cubanos en la Serie del Caribe.
Foto: Fotos AP

Nueva York — El cubano Yasiel Puig no ha tenido tiempo para hacer muchas cosas desde su llegada a los Dodgers de Los Angeles pero al menos ha encontrado la oportunidad para compartir delicadezas culinarias con algunos de sus compañeros de equipo.

“Como tacos con Luis Cruz y Adrián González, pero en realidad no he salido en Los Angeles. He estado dedicado a la pelota en los primeros días que estuve en Grandes Ligas. Pero ahora ya que llevo un poco más de tiempo, los muchachos quieren mostrarme las partes más bonitas de la ciudad”, dijo el guardabosques que ha generado gran furor desde su llegada a la gran carpa apenas hace dos semanas.

Puig se sintió emocionado de haber enfrentado a los Yankees, más allá del resultado, considerando que su manager (Don Mattingly) fue estrella de esa franquicia.

La centelleante aparición de este cinfueguero ha hecho que muchos comiencen a pedir su inclusión en la papeleta para elegir a los jugadores que irán al juego de estrellas del mes entrante. Incluso él mismo usó su cuenta de Twitter (@YasielPuig) para pedir que la gente vote por él.

“Me siento muy contento por lo que está pasando. Le doy gracias a Dios por todo lo que ha ocurrido en este poco tiempo que estoy jugando aquí en Grandes Ligas”, comentó al respecto del interés que hay por verlo en ese partido.

Además de deslumbrante, su ascenso ha sido meteórico e inesperado hasta para él mismo, por lo que muchos se preguntan si es que podrá mantener ese nivel.

“Nunca pensé tener el éxito que estoy teniendo ahora, pero gracias a la preparación con el coach del equipo, a la dedicación que le estoy poniendo al juego y a Dios me han salido las cosas bastante bien”, comentó.

“No tengo respuesta para lo que me traiga el futuro. Voy a dar lo mejor de mí todos los días que salga al terreno y así cumplir si es que Dios tiene algún propósito para mí en las Grandes Ligas”.

En sus primeros 13 juegos en las Mayores, el jardinero de apenas 23 años ha impresionado conectando cuadrangulares e impulsando carreras como hace mucho no se veía de un novato.

Puig pegó dos vuelacercas, un doble e impulsó cinco carreras en su segundo partido.

En su cuarto juego, el cubano vació la casa llena con un cuadrangular en un desafío contra los Bravos de Atlanta. Al día siguiente volvió a sacarla del parque y así convertirse en el segundo jugador en la época moderna de la pelota en batear cinco cuadrangulares en sus primeros partidos.

Precedido por el misterio sobre cómo apareció en el radar del béisbol estadounidense, Puig no dice mucho cuando se le pregunta sobre su pasado en Cuba ni cómo ha sido su transición de la pelota de la isla a la de Estados Unidos. En cambio, da una respuesta de cajón.

“Me siento bien entusiasmado de estar jugando con los grandes equipos que hay aquí y conocer a los grandes peloteros que hay en cada equipo. Eso es un gran orgullo para mí que era una de las cosas que yo quería hacer”, respondió.

Aunque sí bromea sobre una lección que aprendió recientemente luego de ser arrestado en Tennessee por manejar a 97 millas por hora.

“Lo principal que he aprendido es a manejar un poquitico suave”, dijo entre risas.

Su conexión con la isla parece residir en lo que hasta el momento han hablado otros peloteros cubanos que participan en la gran carpa.

“Estoy muy contento con lo que han hablado Alexis Ramírez, Aroldis Chapman, Yoenis Céspedes, José Contreras y otros compatriotas que han hablado muy bien de mí. Me siento muy contento con lo que han dicho de mí y más contento de que ellos están dando el 100 por ciento en sus equipos”, manifestó.

Puig señaló que está seguro que la gente en Cuba está al tanto de su éxito en Grandes Ligas en tan poco tiempo, así como él alguna vez lo hizo.

“Yo sé que en Cuba nos siguen mucho, ya que cuando yo estuve allá seguía y escuchaba de todos los cubanos que hay aquí y que hacían lo mejor de ellos todos los días para jugar como ellos saben jugar”, aseguró.

Otro asunto que lo pone contento es la reciente inclusión de Cuba en la ‘Serie del Caribe’, torneo que la isla no juega desde 1960 y que en su versión actual incluye a República Dominicana, Venezuela, Puerto Rico y México.

Para él, el regreso del béisbol de la isla es una gran oportunidad y servirá de escaparate para mostrar el nivel de los jugadores cubanos. “Me siento muy contento de que los hayan aceptado y que ahí puedan ver más a los grandes peloteros que juegan en Cuba; y si Dios lo permite, ojalá que algún día podamos estar aquí junto”, finalizó.