Apresan a presunto sicario por varios crímenes

Apresan  a presunto sicario por varios crímenes
Edwin Eusebio Polanco
Foto: edlp

Santo Domingo — La Policía apresó a un supuesto sicario al que perseguía por los asesinatos de al menos cinco personas, incluyendo a un coronel retirado de ese organismo baleado en agosto del año pasado.

El organismo identificó como sicario a Edwin Eusebio Polanco (conocido como El Cojo o El Que Ubica), perseguido por el crimen contra el coronel Ramón Esteban Henríquez (Moncho), quien fuera jefe del Servicio Secreto de la Policía del gobierno represivo de Joaquín Balaguer (1966-1978) y era considerado por la izquierda como un torturador y sanguinario.

El apresamiento de Polanco se produjo en la calle Seibo, del sector Villa Juana, de esta capital. Entre los crímenes que se le imputan figura además el de Fausto Céspedes Ramírez (Deivi), próximo al Batey Soco, por la carretera La Romana-San Pedro de Macorís (este).

También el de Francis Rafael Roche Pineda (Pocholo), Efraín de la Rosa y Manolo Bocio Montero, cuyos cadáveres fueron encontrados el 12 de diciembre de 2012 en los campos 22 y 23 del Consorcio Cítrico Dominicano, paraje El Majagua, de Villa Altagracia, a 44 kilómetros al noroeste de la capital.

“En el proceso investigativo, apoyado en seguimientos electrónicos, se pudo establecer que Eusebio Polanco era la persona encargada de ubicar y dar seguimiento a las víctimas, para la cual utilizaba el carro marca Honda Civic, azul, placa A584747”, dijo la Policía Nacional.

Como cómplice de Polanco fueron detenidos antes Andy Maríñez Valdez (El Moreno, El Gordo o El Sicario), Rafael Danilo Morillo (Danny Grúa), Verónica Yulai Eusebio Polanco, Henry Leandro de Jesús Batista (El Gordo), Abraham Suero García, Idelisa Merian Báez Tirado, Smil Humberto Báez y Radhamés de Jesús Serrata Núñez.

Mientras que siguen prófugos Eurin Ernesto López Alcántara (Zadan) y Hairo Brito Bello (Jaibo).

Al grupo apresado anteriormente se le ocupó dos fusiles M-16, pertrechos militares, dos grúas, dos jeepetas, 14 celulares, una cámara de vídeos, entre otras evidencias.

“El grupo, de acuerdo con los reportes de inteligencia, integraba una poderosa red de sicarios, cuya especialidad era asesinar personas por encargo de capos de distintos carteles, utilizando como medio de transporte dos grúas que le fueron ocupadas”, dijo la Policía.