Patadas argentinas buscan la fama

Patadas argentinas buscan la fama
Marfort espera cumplir su sueño

Nueva York — Llegó a a la ciudad un argentino que vive de la patada, pero no precisamente de la que se da en los campos de fútbol.

Se trata del kickboxer Paul Marfort, 28 años, quien se encuentra en la ‘Gran Manzana’ persiguiendo un sueño que se puede volver en realidad si es que gana su pelea en la cartelera de la función ‘Glory’, a realizarse hoy en el Manhattan Center Hammerstein Ballroom.

“Es la oportunidad grande que estuve esperando hace mucho tiempo. Es el escaparate que me puede dar a conocer y Dios quiera pueda sacar provecho de eso”, comentó.

‘Glory’ es considerada la organización más grande promoviendo el kickboxing a nivel global, y esta velada es parte de un movimiento para popularizar el deporte en Estados Unidos.

Marfort, quien pelea en la categoría de los 77 kilos o 170 libras, enfrentará a Brett Hlavacek, peleador que también aspira a la gloria.

“Cualquiera que gane obtiene un contrato de 18 meses con esta compañía. Por eso es una pelea tan importante para nosotros”, manifestó el argentino.

Su llegada a este deporte ocurrió más por necesidad que por gusto cuando era un adolescente de 13 años en su natal Argentina. “Me inicie en ésto por un amigo. Fuimos a un gimnasio porque queríamos seguridad. Nos asaltaban muy seguido y quise aprender a defenderme”, declaró.

Poco se imaginaba que esa necesidad se convertiría en su profesión.

“Me ofrecieron pelear una vez, dos veces, tres; y nunca pensé que fuera ser una profesión, pero ésto se dio y ahora es mi camino”, indicó.

Pero el camino recorrido no ha sido fácil. “Es muy difícil ganarse la vida en esta profesión. Hay gente que gana $2,000 por pelea y aquellos que se embolsan hasta $300 mil, ya contando patrocinios”, explicó.

Por eso es que cualquiera que desee dedicarse a esto, debe tener lo que se necesita para hacerlo, como dijo Marfort. “Se necesita dedicación, sacrificio y ganas de hacerlo. Sin ganas no se hace nada”, afirmó.

Además de pelear, Marfort es instructor en su gimnasio Florida Muay Thai en Orlando, ciudad en la que radica desde hace más de una década y en la que ahora vive con su esposa y dos hijos.