Ninguna pista de doce desaparecidos

Ninguna pista de doce desaparecidos
Familiares de desaparecidos se manifiestan durante una rueda de prensa en el Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez, en Ciudad de México.
Foto: efe

México — La desaparición de doce jóvenes a plena luz del día en una zona concurrida de la capital de México, hace cuatro semanas, se mantiene como un enigma, sin que haya rastro de ellos o pistas sobre las causas que están detrás de una tragedia que se repite en todo el país.

Madres de los jóvenes, entrevistadas han expresado su preocupación por la suerte de sus hijos y la escasez de noticias.

El suceso tuvo lugar en un bar llamado “Heaven”, situado en la turística Zona Rosa, de donde la docena de muchachos fue sacada a la fuerza el 26 de mayo pasado por sujetos que aparentemente no estaban armados y que se los llevaron en vehículos particulares.

Desde entonces, no hay rastros de ellos.

Julieta González, madre de Jennifer Robles, ha dicho que el fiscal de México DF, Rodolfo Ríos, les ha contado que tienen buenas pistas, pero solloza mientras afirma: “a mí no me interesan las pistas, lo yo quiero es a mi hija, ya llevo un mes sin verla”,

Las autoridades capitalinas descartan que detrás de la desaparición esté un grupo del crimen organizado, y en un intento por reducir las alarmas desatadas por el caso aseguran que los jóvenes fueron llevados a la fuerza por una pandilla de delincuentes.

Las autoridades dicen que los jóvenes eran pequeños traficantes, hipótesis que rechaza esta madre: “si eso fuera mi hija, yo no tendría que trabajar, tendría una casa bien padre”, sostiene.