Miami se rinde ante Heat

Miami se rinde ante Heat
Miles de aficionados vitorearon con gran entusiamo al Heat de Miami, campeones de la NBA, que desfilaron en un bus de dos plantas y en donde mostraron orgullosos el galardón ganado en la final frente a los Spurs de San Antonio.
Foto: AP

Miami/EFE — Miles de personas festejaron ayer con los jugadores del Miami Heat, que ofrecieron su tercer título de la NBA, y segundo consecutivo, en un desfile por las principales calles del centro de la ciudad.

“Hay muchísima gente. Todo el mundo viene a apoyar a los Miami Heat. Tremendos juegos seis y siete. Vamos a la tercera victoria (consecutiva) el año que viene”, dijo John Reynolds, uno de los aficionados que acudió para ver en directo al equipo dirigido por el entrenador Erik Spoelstra.

El tridente más famoso de Miami, formado por LeBron James, Chris Bosh y Dwayne Wade, fue el más aclamado en el desfile, que comenzó a las 11 de la mañana en la zona de financiera de Brickell.

“Es un ambiente fenomenal y bastante emocionante al saber que los Miami Heat año tras año han ganado el campeonato”, gritaba un hombre en las inmediaciones del pabellón American Airlines Arena minutos antes de que pasara la caravana con sus jugadores.

Muchos de los aficionados llegaron a las instalaciones del pabellón entre dos y tres horas antes del desfile para conseguir una buena posición y ver de cerca a sus ídolos. Así lo hizo Ricardo Robinson, un estadounidense de ascendencia colombiana que madrugó para llegar lo antes posible al centro de Miami y felicitar a los vigentes campeones de la NBA.

Miami se convirtió en una auténtica marea blanca con camisetas y banderas de los Heat. Incluso algunos se disfrazaron como los jugadores y se pusieron una cresta en la cabeza emulando a Chris ‘Birdman’ Andersen, que tanto identifica al pívot de los Heat.

“Voy disfrazado de ‘Birdman’ pero no conseguí las alas de pájaro, así que me puse las de murciélago”, decía entre risas David de la Hoz, un cubano amante de los Miami Heat y, especialmente, del jugador californiano.

La vendedora ambulante María Albarenga anunció que este año el producto estrella son las pelucas con cresta de Chris Andersen y aseguró que había vendido muchísimas.

El centro de Miami se convirtió el jueves pasado en el lugar de celebración tras la victoria de los Heat ante San Antonio Spurs en el séptimo y último partido de la final, revalidando el título.

“También lo celebré el jueves. Estuvimos allá y fue maravilloso” recordó una cubana, que dijo que el equipo de Miami es capaz de “representar a todas las culturas” que hay en esta ciudad de Florida.