Cuatro capturas por asesinato de agente DEA

Cuatro capturas por  asesinato de agente DEA
El director de la Policía Nacional, el general José Roberto León Riaño (frente), habla sobre el arresto de los sospechosos.
Foto: efe

BOGOTA — Cuatro hombres sospechosos del asesinato en Bogotá de un miembro de la agencia antinarcóticos estadounidense DEA fueron detenidos, reveló ayer el director de la policía nacional colombiana, general José Roberto León.

Hasta ahora tanto la policía colombiana como el embajador estadounidense en Colombia, Michael McKinley, han dicho que la hipótesis principal que manejan es que Watson, casado con una ciudadana colombiana, murió en un intento de asalto de la criminalidad común.

León dijo en rueda de prensa que uno de los sospechosos fue capturado en Bogotá, otro en la localidad de Guamo, en el departamento de Tolima y los dos restantes en Villavicencio, capital del departamento de Meta al sureste de Bogotá.

Los detenidos fueron identificados como Edgar Javier Bello, Edwin Gerardo Figueroa y los conductores de taxis Héctor López y Omar Valdez.

Según el jefe policial, Bello, fue quien acuchilló al agente de la DEA.

Los cuatro –integrantes de una banda dedicada a asaltos– se encontraban ya en tribunales de Bogotá donde se formalizaba su detención, indicó el oficial.

El director de la policía dijo que se pagará la recompensa ofrecida de 50 millones de pesos ($25,800) a un informante, cuya identidad se mantiene en reserva por seguridad y quien dio datos para llegar a los cuatro detenidos.

Indicó que también fueron determinantes en las capturas imágenes de al menos 16 cámaras de seguridad en la zona donde se produjo el incidente, un parque rodeado de bares y restaurantes del norte capitalino.

Los cuatro detenidos están ya pedidos en extradición por una corte de Washington por el crimen del agente, dijo León.

La noche del pasado 20 de junio, tras salir de un restaurante del norte de Bogotá, el agente de la DEA James “Terry” Watson, de 43 años, tomó un taxi y a los pocos metros otro taxi lo interceptó en plena calle.

Dos hombres se bajaron del taxi y abordaron, cada uno por una de las puertas traseras, el de Watson, quien recibió cuatro puñaladas, al menos tres de ellas en el pecho, según ha dicho la policía.

El agente de la DEA fue encontrado poco después tirado en la calle por una patrulla policial.

Las autoridades de inmediato ofrecieron la recompensa para quien ofreciera datos que llevaran a la captura de los responsables del crimen de Watson, cuyos restos fueron repatriados la víspera a Estados Unidos, según informó la embajada.