Forlán le da vida a Uruguay

Volante anota gol del triunfo sobre Nigeria y también se convierte en un 'centenario'

SALVADOR, Brasil (EFE).— Diego Forlán mostró ayer parte de la clase que lo llevó a ser elegido el mejor jugador del Mundial de Sudáfrica 2010: marcó el gol de la victoria por 1-2 de Uruguay sobre Nigeria, y revivió las esperanzas celestes de clasificar a las semifinales de la Copa Confederaciones.

Además, cumplió su centésimo partido con la selección, y con 34 tantos se convirtió en el máximo goleador histórico de Uruguay.

Cuando tuvo el balón en los pies marcó el ritmo del juego, y su selección pudo haber ganado con mayor claridad si sus compañeros, en especial el máximo “romperredes” de la última Liga italiana, Edinson Cavani, hubiese salido con su puntería habitual.

El seleccionador Óscar Washington Tabárez dijo antes del partido que éste era el encuentro “clave” para el futuro en el torneo, y planteó un esquema bastante más ofensivo con relación al debut, cuando los celestes perdieron 1-2 ante España.

El timonel inició con su tridente goleador de Suárez, Cavani y Forlán.

Pero el mayor cambio, por lo menos en el inicio del partido, fue la postura celestes jugando prácticamente en campo rival y acorralando a los nigerianos en los primeros minutos.

El equipo africano se vio sorprendido por esa primera presión uruguaya que fue efectiva al comienzo.

Pero Nigeria recuperó el balón y ataó por las bandas aprovechando además la velocidad de Musa y el buen pie para las habilitaciones de Mikel.

Dispuso Nigeria de varios cobros de faltas en la cercanía de la valla uruguaya, pero unos tras otros fueron desperdiciados.

Cuando el juego se equilibró llegó la apertura del marcador, al 19′, en un despiste general de la defensa nigeriana.

Forlán recibió un rebote tras un córner, envió el balón desde la izquierda al área y, de forma paralela a la línea de banda Cavani intentó un “taco” sin éxito, pero Lugano logró tocar el balón al fondo de la portería.

Seis minutos después, una larga galopada de Suárez por el mismo sector terminó con otro balón rasante al área, pero la defensa nigeriana restó “in extremis” cuando Forlán acechaba.

Se relajó Uruguay tras el gol, retrasó sus líneas, no estuvo claro para sacar el contragolpe y los nigerianos pasaron a dominar el en centro del campo.

Aunque no llegaban con demasiado peligro a la valla celeste, eran insistentes en buscar los caminos. Y tuvieron su premio.

Ideye capturó un balón cerca del área rival al 37′, dio un preciso pase a Mikel, el volante del Chelsea eludió a Lugano y remató con categoría al ángulo derecho. Muslera nada pudo hacer.

Celebración en las tribunas que se volcaron claramente a favor de Nigeria.

Enseguida un despiste en la salida del balón del propio Lugano casi le cuesta el segundo gol a su equipo.

Al regreso del descanso llegó la mejor jugada colectiva.

Suárez recogió un balón a media cancha, salió disparado y dio un pase justo a Cavani, quien a su vez dejó en carrera a Forlán, y el goleador sacó un remate potente y alto de pierna izquierda poniendo en balón en el ángulo. Un golazo.

La nueva conquista le dio tranquilidad a los uruguayos, que bajaron el ritmo del partido, se plantaron en su área y pudieron llegar a liquidar el encuentro, pero esta vez Cavani no tuvo su mejor noche y falló dos claras opciones de gol.

La selección nigeriana, que goleó por 1-6 a los inexpertos tahitianos en su primera presentación, se enfrentará el domingo con España y los uruguayos van ante Tahití.