Reclusos de Rikers Island logran graduarse tras las rejas

A la ceremonia, llevada a cabo ayer, asistieron 64 estudiantes, de los cuales 24 obtuvieron GED y 10 se graduaron de escuela secundaria
Reclusos de Rikers Island logran graduarse tras las rejas
Familiares de los graduados en el correccional de Rikers Island.
Foto: Especial para EDLP / Victor Matos

Nueva York — Vestida con un overol verde que sobresalía de su toga azul, Verónica Medina aseguró estar lista para luchar por un futuro prometedor, luego de aprender de los errores que le llevaron a la prisión de Rikers Island a los 19 años.

La colombiana es una de las cinco jóvenes mujeres graduadas de la Academia East River, un programa de educación para jóvenes reclusos de Rikers Island, de entre 16 y 21 años, que les permite obtener el diploma de la secundaria o GED. Este es el segundo año que las estudiantes comparten una graduación con los varones.

“Al ver el diploma en mis manos entiendo que es posible enderezar el rumbo y cumplir mi sueño de convertirme en doctora”, enfatizó Verónica, quien tiene más de tres meses en la cárcel. “Mi familia vivió angustia, pero ahora hay felicidad en sus corazones”.

Decenas de oficiales de corrección afilados en puntos estratégicos no impidieron el encanto de una graduación similar a la de una secundaria común. Mientras madres lloraban orgullosas y padres aplaudían eufóricos, muchachos vestidos con togas azules y birretes con adornos dorados escuchaban atentos el discurso de sus compañeros.

“Desperdicié un año de valiosa educación, hasta que mis maestros me inspiraron el amor por los libros. Esta graduación es el fruto de sus enseñanzas”, expresó en español un menor frente a unos 250 asistentes.

A la ceremonia asistieron 64 estudiantes, de los cuales 24 obtuvieron GED y 10 se graduaron de escuela secundaria. Un adicional de 40 estudiantes que asistieron están esperando los resultados de su examen de GED.

Robin Campbell, vocero del Departamento de Corrección, indicó que la clase 2013 se caracteriza por tener el mayor número de graduados desde el inicio del programa hace siete años.

Félix Matos-Rodríguez, presidente de Hostos Community College, y orador de la ceremoia de graduacón, destacó que la red de universidades públicas de Nueva York (CUNY) está enfocando esfuerzos para atraer a jóvenes expresidiarios. Enfatizó un programa de verano que cada año congrega a 25 muchachos –principalmente latinos y afroamericanos- con récord criminal, que buscan su ingreso a la universidad.

“Es injusto que el estigma de la prisión prevalezca en estos jóvenes. Cuando cumplen su condena es indispensable reintégralos inmediatamente, para evitar que reincidan”, opinó Matos.