Supremo divulga fallos en casos de 2013

Supremo  divulga fallos  en casos de 2013
La corte aún no ha divulgado su decisión acerca del caso más esperado de esta sesión: el matrimonio entre parejas del mismo sexo. archivo

Washington, D. C.

En su última semana de trabajo, el Tribunal Supremo comenzó a divulgar los fallos en los casos considerados los más importantes de esta sesión judicial.

El Tribunal Supremo invalidó una parte clave de una ley federal de 1965 que protege el derecho al voto de las minorías raciales en el país.

Por una votación de 5 a 4, el Supremo invalidó la Sección 5 de la Ley de Derecho al Voto, que obliga a algunos estados y condados considerados de “tradición discriminatoria” a recibir permiso del Gobierno antes de llevar a cabo cualquier modificación electoral.

De acuerdo con el Supremo, es el Congreso el que debe ahora buscar una nueva fórmula para determinar qué estados y localidades requieren de una vigilancia estrecha de sus procedimientos electorales por parte de las autoridades federales.

La Sección 5 de esa ley se aplicaba a nueve estados y a partes de otros seis, en su mayoría en el sur del país.

El caso se derivó de una demanda presentada por el condado Shelby, Alabama, uno de los afectados por la Sección 5 y que decidió impugnar su constitucionalidad.

“Nuestra decisión de ninguna manera afecta a la prohibición permanente, a nivel nacional, de la discriminación racial en la votación”, escribió el presidente del Supremo John Roberts.

Según el presidente del Supremo, corresponde al Congreso “elaborar otra fórmula” para evitar la discriminación racial “basada en las condiciones actuales” y no en las de 1965.

Grupos defensores de los derechos civiles habían insistido en que el Supremo debía dejar intacta la Sección 5 de la ley porque, a su juicio, sigue siendo una herramienta clave para proteger el derecho al voto tanto de los afroamericanos como de los hispanos.

En el caso acerca de la acción afirmativa (affirmative action), la corte evitó tomar una decisión y remitió de nuevo el caso sobre una alegada discriminación en acceso a la Universidad de Texas a un tribunal de rango inferior.

Los jueces del Supremo determinaron por 7-1 (la magistrada Elena Kagan se abstuvo y la progresista Ruth Bader Ginsburg votó en contra) que la corte de apelaciones que previamente se hizo cargo del caso y dio la razón a la universidad no había obrado según los procedimientos pertinentes durante el juicio.

El fallo del Supremo indica que la corte de apelaciones del Quinto Circuito federal debió analizar con mayor precisión y detalle los criterios aplicados por el centro educativo a la hora de decidir las admisiones, por lo le ordenó reconsiderar el caso.

“Ahora, los juzgados de menor instancia deberán responder a muchas preguntas sobre en qué situación se encontraría la Universidad de Texas si no se hubiese aplicado la acción afirmativa, y cuántos estudiantes de minorías son necesarios para garantizar la diversidad”, explicó Richard Primus, profesor de derecho constitucional de la Universidad de Michigan.

De este modo, y según explicó el magistrado Anthony Kennedy, “el proceso de admisiones podrá ser juzgado bajo un análisis adecuado”.

La acción legal de Abigail Noel Fisher, una joven blanca no hispana que demandó a la Universidad de Texas por no admitirla como alumna al aplicar criterios de acción afirmativa en favor de negros e hispanos volverá, por tanto, a la corte de apelaciones que previamente falló en su contra.

“Es posible que este caso vuelva a llegar al Supremo, aunque para ello debería pasar bastante tiempo, incluso varios años”, indicó el profesor Primus, a cuyo juicio la decisión de la mayor corte de E. U. “apenas” tendrá efectos en el estatus legal de la accion afirmativa.

“Es una decisión moderada que dice que la estructura básica de los requerimientos legales no ha cambiado”, indicó Primus, para quien no se trata de una resolución a favor ni en contra de este tipo de prácticas, sino que permite “seguir aplicándolas, pero insiste en que sólo se apliquen cuando sea necesario”.