¿Qué es y cómo funciona la Bolsa de Valores ?

Hasta la persona más desinteresada en las cuestiones financieras, sabe que es la compra y venta de acciones

Hasta la persona más desinteresada en las cuestiones financieras, ha escuchado decir algo acerca el mercado bursátil (Bolsa o Mercado de Valores), que consiste en el negocio de la compra y venta de acciones, esas secciones mínimas de una corporación que sus dueños ponen a la venta en el mercado financiero público (de nuevo, la Bolsa) para obtener dinero con el que hacer crecer y desarrollar aún más sus empresas comerciales. Al emitir acciones y venderlas, una compañía consigue dinero sin tener que pedirle dinero al banco y convertirse en su deudor.

Al mismo tiempo, los accionistas que aportan dinero a la compañía comprando secciones de ella, lo hacen con la esperanza de que esa compañía hará crecer su dinero — ese dinero que constituye una inversión en el crecimiento de la empresa. Esas transacciones se llevan a cabo en un edificio específico de Wall Street, la calle principal del distrito financiero de Nueva York: el NYSE o New York Stock Exchange, conocido también como “la Bolsa”. El NYSE, la bolsa mayor del mundo, tiene en su lista unas 3,000 corporaciones, que suman alrededor de 236,000 acciones.

Las transacciones de compra y venta no se realizan directamente con la bolsa, sino mediante una agencia de corretaje (como Merrill Lynch, Charles Schwab o Morgan Stanley) a la que hay que pagarle una comisión por su trabajo. Cada días más, estas transacciones se llevan a cabo por la Internet, aunque también se puede llamar por teléfono a la agencia de corretaje para indicarles que quieres comprar acciones de una determinada compañía.

Comparte beneficios con la Bolsa

La persona que compra una acción de una compañía, es dueña de sección de esa empresa, aunque sea en una parte mínima (por eso a veces también se habla de participaciones en lugar de acciones). Si una compañía emite 100 acciones y tú compras una (por ejemplo, a $10), te conviertes en dueño de un 1% de esa corporación. Naturalmente, el número de acciones emitidas por una compañía es siempre de miles o cientos de miles.

Si esa corporación gana dinero a medida que va creciendo, tú también vas ganando dinero gracias a que tu acción sube de valor. El éxito de la inversión en la Bolsa le debe mucho al tiempo: con el paso de los años, las personas que compran acciones por lo general ganan más dinero que quienes ponen su dinero en el banco, compran bonos de ahorro o hacen otro tipo de inversión. Cuando, por circunstancias del mercado, aumenta la demanda de los productos de una determinada industria, el valor de las acciones de las compañías que suministran esos productos también sube. Y cuando, una baja, la otra también baja.

Como compartes las ganancias de esa compañía, si ella prospera, sería posible que tu acción llegara a valer $15 al cabo de un tiempo. Digamos que en vez de una, habías comprado 10 acciones a $10 cada una, a un total $100. Si, luego, vendes tus acciones le ganarás $5 a cada una—en este caso tendrías un un total de $50 de ganancia si las vendes todas ($150 por la venta, menos $100 que pagaste al comprarlas = $50). Pero, cuidado, porque si la compañía pierde dinero, tú también compartirás esas pérdidas… ¡y sería posible que las acciones por las que pagaste $10 cada una, llegaran a valer $3 en una época de vacas flacas!