Lío en Junta Comunitaria 9 en El Bronx

Lío en Junta Comunitaria 9 en El Bronx
El conflicto entre Rubén Díaz (izq.) y Francisco González (der.) en la CB9 ha debilitado las funciones de la junta y la animosidad entre los miembros.
Foto: EDLPJosé Acosta

NUEVA YORK — La Junta Comunitaria #9 (CB9) está “patas arriba” desde que el presidente de El Bronx, Rubén Díaz hijo, prácticamente la desmanteló “y todo para conseguir los votos suficientes para sacar al manager de distrito Francisco González”, según denunciaron algunos de los miembros de dicha entidad.

En la lista de los dejados fuera figuran Ahia Muhammed, Lydia Bauza, Mohammed Chowdhury, Mary Goytia, Héctor Osorio y el vicepresidente Steven Rivera. Otros siete se disgustaron y no solicitaron su reposición en el puesto.

El movimiento se produce menos de un año después de que Díaz despidiera y sustituyera a casi la mitad de los miembros de la Junta. De 48 que había, sólo quedan 34.

Angel Miranda denunció que en una reunión en la oficina de la presidencia de El Bronx, “el mismo Díaz nos pidió al grupo de los nuevos miembros, unos 15, que nos había escogido para que votáramos en contra de González”.

A la pregunta de si Díaz les había dicho las razones por las cuales quería sacar a González, Mirando dijo que “es por razones personales”.

“Díaz nos dijo que entre González y él hubo un desacuerdo, del cual no dio detalles, y él se disgustó y desde entonces decidió sacarlo”, dijo Miranda, quien lleva un año en la CB9.

Pese a las instrucciones que recibió, Miranda dijo que en las votaciones de diciembre, votó a favor de González, “porque éste hace un buen trabajo”.

“Yo entré a la CB9 a servir a la comunidad, no para servirle de monigote a otro”, dijo Miranda, quien vive en Parkchester. “Este último año yo casi ni he ido a las reuniones. Todo es un fiasco porque ellos (los nuevos miembros) lo que están pendiente es de botar a González en vez de trabajar por la comunidad”, agregó.

En diciembre pasado, William Rivera, quien lleva dos años en la Junta, presentó una moción para destituir de la CB9 a González.

En la minuta, Rivera alegó, entre otras cosas, que dentro de la CB9 “hay una saturación de tiendas de licor”, y culpó a González del problema.

González, según se lee en la minuta, se defendió diciendo que las licencias para las tiendas de licor “no es algo que la Junta controle”, e indicó que “al final del día quien otorga estas licencias es la Autoridad de Licor del estado de Nueva York”.

En la reunión, 15 votaron a favor de la salida de González, 10 en contra y 7 se abstuvieron, por lo que González conservó su puesto. Pero ahora González podría ser sacado de su trabajo de district manager, un empleo pagado que se ocupa de manejar la oficina de la Junta y las operaciones diarias.

Steven Rivera, quien fue escogido vicepresidente en febrero y dejado fuera en junio, dijo que en lugar de dejar que la Junta trabaje en las cosas que necesita la comunidad, como la falta de empleo para los jóvenes y programas para personas mayores, “Díaz ha convertido todo en un bochinche”.

“Ellos no quieren gente que piense y que cuestione, sólo que digan sí a todo lo que ellos quieran”, sostuvo Rivera.

Rivera calificó a González como un manager de distrito preocupado por la comunidad, y cree que todo “se trata de una venganza contra éste”.

El presidente de El Bronx, Rubén Díaz hijo, dijo a través de su vocero, John DeSio, que los nombramientos y reelecciones para las Juntas Comunitarias se hacen basados “en cómo creemos que estos individuos representarán tanto a nuestra oficina como a sus respectivas comunidades”.

“Nombramientos y reelecciones para las Juntas Comunitarias se hacen a discreción del presidente del condado, en consulta con los miembros del Concejo Municipal local”, señaló.

Lydia Bauza, residente de Castle Hill y miembro de la CB9 desde hace 10 años, dijo que en la Junta y en la comunidad todos están sorprendidos por el plan de sacar a González, “ya que éste tiene 20 años sirviendo bien a la comunidad”.

“Es injusto. Francisco es muy bueno, yo no sé por qué le hacen eso. Cada vez que hay un problema por mi comunidad, yo lo llamo y él siempre responde”, dijo Bauza.

González actualmente está bajo investigación por la ciudad por presunta violación a leyes de conflicto de intereses. A González, quien era el presidente del Desfile Puertorriqueño de El Bronx, lo acusaron de usar la oficina de la Junta para trabajos del desfile.

Ríos lamentó que en los últimos cinco meses la CB9 no ha tenido quórum para poder trabajar, y le pidió a Díaz que para resolver el conflicto, en lugar de sacar a miembros, haga una reunión en la entidad para que explique cuáles son sus planes a favor de la comunidad.

María Pérez, quien reside desde hace 20 años en Parkchester, dijo que la CB9 deben dejársela a la comunidad, “no a los políticos”.

“Aquí están cerrando negocios todos los días, lo que ha agravado el problema de desempleo, y debió a los líos la Junta está de brazos cruzados”, dijo Pérez.

González ha estado fuera de la oficina durante varias semanas luego de que le hicieran una cirugía para ponerle un marcapaso. No pudimos contactarlo al cierre.

Alrededor de la web