Por Sandy baja número de quejas civiles contra el NYPD

NUEVA YORK – La reducción en el número de reclamos recibidos por la Junta Revisora de Quejas Civiles (CCRB) durante el año pasado tiene más que ver con el huracán Sandy, que con el comportamiento de los uniformados, según el informe dado a conocer ayer por dicha entidad.

Así mismo, el informe anual registra que la mayoría de quejas por la práctica conocida como Stop and Frisk (parar y revisar) fueron a raíz de registros inapropiados.

En un 58% —902 de las 1,551 quejas— se alega que las personas fueron “indebidamente revisadas”. Estas fueron 90 menos que en 2011. El 40% de las personas que han establecido una queja ante la CCRB asegura que como producto del registro, se produjo un arresto o una multa en su contra.

Entre tanto, el número de quejas recibidas diariamente disminuyó en un 47%, después del huracán Sandy (registrado el 29 de octubre), debido a la inundación que sufrió el Bajo Manhattan, donde funcionan las oficinas de la CCRB, cuya línea telefónica quedó fuera de servicio.

Antes del huracán Sandy, el promedio de llamadas recibidas era de 17 por día, para luego descender a nueve, atribuido esto a que las personas debían comunicarse primero con el 311 y luego hacer una segunda llamada, lo que podría haber desanimado a los querellantes.

En comparación con el primer semestre de 2012, las quejas recibidas entre julio y octubre de 2012 se incrementaron en un 18% de 483 hasta 572 quejas por mes.

En marzo pasado, todos los servicios de la agencia fueron restaurados y el número 800 entró en pleno funcionamiento, por lo que la actividad de quejas volvió a los niveles normales, según señala el informe, registrando ese mes 611 reclamos.

Alrededor de la web