‘Rey de la tortilla’ irá a prisión

‘Rey de la tortilla’ irá a prisión
Erasmo Ponce (centro), propietario de la Tortillería Chinantla, se declaró culpable de violar leyes salariales y de compensación laboral del estado.
Foto: EDLPmARIELA LOMBARD

Nueva York/EDLP — El propietario de la conocida Tortillería Chinantla pagó una multa de casi medio millón de dólares y cumplirá 90 días tras las rejas.

A Erasmo Ponce, dueño de la conocida fábrica de tortillas de maíz en Brooklyn y quien se había declarado culpable de un cargo menor en junio, se le ordenó pagar casi $450,000 en restitución de salarios, incluyendo cubrir una indemnización pagada por la Junta de Compensación Laboral del Estado a la hija de un trabajador que murió en la fábrica en 2011, anunció ayer el fiscal general Eric T. Schneiderman.

Además, Ponce fue condenado a 90 días de cárcel por el juez de la Corte Criminal de Brooklyn, Alexander Jeong.

El llamado ‘Rey de la Tortilla’ cumplirá su sentencia de manera intermitente, ingresando a prisión los fines de semana, desde el viernes a las 5 p.m.hasta el domingo a la misma hora.

Ponce ya pagó $447,943.11 en restitución de salarios, de los cuales unos $300,000 fueron destinados a la Junta de Compensación Laboral para reembolsar a la agencia por el pago del beneficio hecho a la hija del trabajador Juan Baten, que murió en la fábrica. Unos $138,000 fueron destinados al Departamento de Trabajo del Estado de Nueva York para cubrir las horas extras adeudadas a 28 empleados de Ponce durante el período de 2006 a 2011, en el que no se pagaron los salarios por horas extras requeridos por ley.

Los restantes $9,943.11 irán a los impuestos de seguro de desempleo que antes no habían sido pagados.

Luego de la muerte en 2011 de Baten, de 22 años, las autoridades realizaron varias investigaciones sobre las condiciones laborales en la fábrica ubicada en 975 de la calle Grand, en Brooklyn.

“Me duele que Juan no va a ver a crecer a [su hija] Daisy. A pesar de que no tendrá el amor de su padre, todavía deseo para ella un futuro mejor y la restitución ayudará”, señaló Rosario Ramírez, viuda de Juan Baten. “La sentencia en prisión significa que Erasmo Ponce pagará su culpa y la muerte de Juan no habrá sido en vano”.

La Junta de Compensación Laboral del estado de Nueva York encontró que el dueño de la fábrica no había comprado el seguro de compensación laboral requerido por ley y no pagaba a los empleados las horas extras devengadas.

La fábrica de Ponce, de 57 años, y residente en Whitestone, Queens, empleó a más de cinco trabajadores entre 28 de marzo 2008 hasta el o alrededor del 24 de enero de 2011, a los que pagaba en efectivo y no los reportaba en declaraciones de impuestos de su empresa al estado de Nueva York para los efectos del pago de impuesto sobre el seguro de desempleo.

Ponce fue arrestado por la Fiscalía General, en este caso el 27 de marzo de 2012.

“La industria de producción de alimentos de la ciudad de Nueva York está plagada de malos actores como Erasmo Ponce, que ponen en peligro la salud y seguridad de los trabajadores inmigrantes. Mientras Brandworkers se congratula de que el señor Ponce está siendo objeto de una sentencia penal, en lugar de sanción civil, somos conscientes de que nada va a devolver a la vida a Juan Baten y es muy importante que una tragedia así no se repita”, manifestó Daniel Gross, director ejecutivo de Brandworkers.

“Los trabajadores de las fábricas de producción de alimentos de la ciudad han estado librando luchas cada vez más firme por trabajos seguros. Nuestra esperanza es que hoy los neoyorquinos honren la memoria de Juan Baten añadiendo su voz a la llamada de trabajadores de este sector por una industria de la alimentación digna y segura”, agregó Gross.

“Todas las leyes laborales —de salario mínimo, de compensación laboral, seguridad y salud— existen para proteger a los trabajadores vulnerables y garantizar estándares básicos de protección”, dijo Schneiderman, asegurando que su oficina garantizará justicia para todos los trabajadores del estado.