Gobierno negocia con campesinos

Sigue a El Diario NY en Facebook

BOGOTA — El vicepresidente Angelino Garzón tenía previsto reunirse por segunda vez con los voceros de los campesinos para tratar de poner fin a una protesta que lleva más de un mes y que ha dejado cuatro muertos y decenas de heridos.

“El ambiente está muy bueno con el vicepresidente”, comentó telefónicamente César Jerez, de la Asociación Nacional de Reservas Campesinas, uno de los grupos que encabeza la protesta en Tibú.

Garzón, por orden del presidente Juan Manuel Santos, llegó el sábado a dialogar con los campesinos en ese municipio, en el departamento de Norte de Santander al noreste de Bogotá.

“Pero el vicepresidente no viene con ninguna propuesta nueva en concreto” respecto de las exigencias de los campesinos, advirtió Jerez.

Los manifestantes, que comenzaron su protesta el 11 de junio, demandan que el gobierno detenga los planes de destrucción de cultivos de coca en la zona del Catatumbo y que declare esa región, integrada por unos siete municipios o 346,000 hectáreas en Norte de Santander, una zona de reserva campesina, una figura legal de 1994 que permite desembolsos de fondos estatales en una región específica donde los campesinos producen en general de forma cooperativa.

Unos 6,000 manifestantes congregados en campamentos improvisados a las afueras de Tibú bloquean las carreteras, lo que ha obligado a las autoridades a llevar provisiones a la zona de Catatumbo puesto que las actividades comerciales están paralizadas.

El gobierno dijo que las zonas de reserva deben cumplir algunos requisitos y que en cualquier caso la discusión no podía darse en medio de la presión del paro y los bloqueos viales.

La noche del sábado Garzón dijo que tuvo con los voceros de los campesinos “una reunión franca donde no hubo veto a ninguno de los temas”.