Relativa calma en volcán Tungurahua

Quito/EFE — Una “relativa calma” se observa en torno al volcán Tungurahua, situado en el centro andino de Ecuador, tras la explosión de gran intensidad del domingo, que formó un inmenso hongo de gases sobre su cráter, informó ayer el Instituto Geofísico.

“La situación del volcán es de relativa calma y estamos con expectativa de ver qué es lo que pasa en las próximas horas o en los próximos días”, dijo el técnico Mario Ruiz, del Instituto Geofísico de la Escuela Politécnica Nacional.

El experto explicó que en la mañana de ayer no se han observado explosiones grandes.

“Creemos que es importante mantener un período de prudencia, de expectativa porque el volcán tiene un conducto abierto en este momento”, dijo al comentar que, si hubiese un nuevo ingreso de magma, puede fácilmente salir a la superficie.

Por eso Ruiz cree que se debe continuar con las actividades de monitoreo y que las autoridades y la población estén atentas a cualquier cambio en la actividad del volcán.

La ceniza que emanó el Tungurahua afectó a las provincias de Tungurahua, Chimborazo, Bolívar, Los Ríos y Manabí, dijo el experto.

La Secretaría Nacional de Gestión de Riesgos (SNGR) declaró el domingo en “alerta naranja”, de precaución, la zona del volcán, ante un posible aumento de la actividad del coloso.

La medida de prevención incide en las provincias de Tungurahua y Chimborazo, que tiene al coloso como límite geográfico. previstos para este tipo de situaciones.

El coloso, de 5,016 metros de altura y situado al sur de Quito, comenzó su actual proceso eruptivo en 1999.