George Zimmerman se “salvaría” de demanda civil

Experto explica las razones por la cuales el Departamento de Justicia de EEUU no ordenaría presentar cargos civiles contra el exvigilante de Florida
George Zimmerman se “salvaría” de demanda civil
La absolución de Zimmerman reabrió el debate sobre los prejuicios raciales en EE.UU.
Foto: AP

Miami – Es “muy improbable” que el Departamento de Justicia de EE.UU. ordene a la fiscalía federal presentar cargos de derecho civil contra George Zimmerman, absuelto el sábado en Florida en el caso por la muerte del adolescente negro Trayvon Martin, dijo un abogado penalista.

La justicia estadounidense anunció el domingo que había decidido seguir con la investigación del caso Zimmerman, aunque el abogado Edward R. Shohat expresó sus reservas ante la posibilidad de que la fiscalía federal presente contra el exvigilante hispano voluntario “una demanda por violación de derechos civiles”.

“Zimmerman es un individuo”, no una entidad gubernamental, y una investigación federal de violación de derechos civiles debería centrarse en “cómo manejó el departamento de Policía la investigación” del caso y “qué cantidad de derechos civiles” de Martin supuestamente fueron violados, explicó el prestigioso letrado de Miami.

Este tipo de investigaciones se sustenta en la Constitución y en un examen legal sobre la actuación del Gobierno, “no sobre la conducta del individuo”, precisó.

Puso como ejemplo el caso de Rodney King, quien sufrió una paliza policial en 1991 que derivó en serios disturbios raciales en Los Ángeles.

Entonces, las imágenes de la violenta detención de King a manos de varios policías blancos fueron difundidas en todo el mundo y conmocionaron a Estados Unidos.

Pero este no es el caso. “King fue golpeado por policías. Eso es una acción del Gobierno. Cuando el jurado absolvió a King, el Gobierno entró en acción y presentó un caso de violación de derechos civiles”, aclaró.

En opinión de Shohat, ganador en 2010 del premio “Abogado más Efectivo” en Justicia Penal, que otorga Daily Business Review, resulta “muy difícil de probar, más allá de una duda razonable”, que cuando Zimmerman disparó el tiro en el pecho al muchacho negro desarmado de 17 años “lo hizo por motivos raciales”.

“Eso será muy difícil de probar, que fue un crimen de odio”, insistió el letrado, en referencia a la posibilidad de que la fiscalía federal presente finalmente cargos de derechos civiles contra Zimmerman, de 29 años y madre peruana.

No obstante, el letrado mostró su convencimiento de que el “uso de la fuerza letal no era necesaria, que las pruebas presentadas no evidencian que fuera inevitable que Zimmerman apretara el gatillo y matara de un tiro en el pecho al muchacho negro.

Zimmerman mató de un disparo a Martin, un adolescente negro de apenas 17 años, la noche del 26 de febrero de 2012 en una urbanización de la pequeña población de Sanford, en el centro del estado de Florida, por donde patrullaba el exvigilante de barrio voluntario.

Mientras tanto, dos peticiones a la Casa Blanca para que el Gobierno de Estados Unidos inicie un juicio civil contra George Zimmerman habían sumado miles de firmas.

El Departamento de Justicia, en un comunicado distribuido el domingo, indicó que su división de Derechos Civiles, la Oficina Federal de Investigaciones (FBI) y la Fiscalía General de EE.UU. para el Distrito Medio de Florida evalúan las pruebas presentadas durante el juicio.

Shohat expresó su disgusto personal por el veredicto de no culpable, pero indicó que “lo esperaba”. “Creo que el Estado tenía un caso muy difícil para probar la culpabilidad del acusado”, apuntó.

En concreto, sostuvo que la Fiscalía no contaba con “las necesarias pruebas” para presentar el cargo de asesinato en segundo grado o el de homicidio involuntario contra Zimmerman, “a la luz de las pruebas de que actuó en defensa propia” el acusado, ahora absuelto de todos los cargos en su contra.

A su juicio, “la Fiscalía cometió un grave error presentando el cargo de asesinato en segundo grado. Debería haber presentado desde el principio el delito de homicidio involuntario”. De haber actuado así, dijo, el Estado “hubiera tenido más probabilidades” de ganar el caso.

“Si el foco completo del juicio se hubiera orientado en los feos comentario racistas que Zimmerman vertió en las llamadas de no urgencia que efectuó” la noche del suceso fatal, entonces “la Fiscalía hubiera tenido más oportunidades de éxito”, apostilló.