Obama insiste en la vía a la ciudadanía

Obama insiste en la vía a la ciudadanía
El presidente Barack Obama defendió anoche la reforma migratoria y confió en que el Congreso logre aprobarla este otoño.
Foto: AP

WASHINGTON/EFE — El presidente Barack Obama insistió anoche en que la reforma migratoria sólo tendrá sentido si incluye una vía a la ciudadanía para los 11 millones de indocumentados, destacó sus beneficios económicos y dijo que confía en que el Congreso logre aprobarla en otoño.

Obama concedió entrevistas en la Casa Blanca a periodistas de cuatro afiliadas de las cadenas televisivas en español Univisión y Telemundo en Dallas (Texas), Denver (Colorado), Los Angeles (California), y el área de Nueva York y Nueva Jersey, dentro de su estrategia de apoyo a la reforma migratoria.

“No creo que tenga sentido” aprobar una reforma que no incluya una vía a la ciudadanía, como proponen algunos republicanos, porque “el sistema migratorio lleva roto un tiempo” y “no sirve a nuestra economía”, sostuvo.

El proyecto de reforma migratoria que aprobó el Senado el 27 de junio es apoyado por Obama e incluye, entre otros puntos, la legalización y eventual ciudadanía de los indocumentados, el reforzamiento de la seguridad fronteriza y medidas para el control de futuros flujos migratorios.

En la Cámara de Representantes, que estudia su propio plan y no ha dado a conocer cuándo lo presentará, los republicanos insisten en supeditar la legalización al reforzamiento de la seguridad fronteriza, entre otras restricciones.

Según Obama, algunos republicanos de la cámara baja “creen que la inmigración fomentará más cambios demográficos y que quizá eso no sea bueno para ellos políticamente”.

El de la inmigración “es un problema que necesita ser arreglado legislativamente”, subrayó Obama, quien no quiso especular sobre qué pasará si la reforma fracasa y sólo apuntó que, en ese caso, “probablemente” no usaría su autoridad ejecutiva para legalizar a los indocumentados.

“Los economistas estiman que la economía crecerá más rápido con una fuerte población inmigrante”, recordó también el mandatario durante las entrevistas.

“Si arreglamos el sistema legal de inmigración, podemos atraer a los mejores y más brillantes de todo el mundo, y eso es un plus neto para nuestra economía”, agregó.

También señaló que durante su mandato se han destinado recursos “sin precedentes” para fortalecer la seguridad en la frontera con México y que el número de indocumentados que cruzan a EE.UU. se ha “reducido considerablemente” durante los últimos años.

Obama afirmó que no cree que la reforma esté aprobada antes del receso legislativo de agosto, como era su meta inicial, pero indicó que espera que esté lista en el otoño.

“Es hora de que dejemos de preocuparnos por la política y de que nos preocupemos por hacer lo correcto para el país”, declaró.

Por su parte, la Casa Blanca negó ayer que el presidente no se esté implicando lo suficiente en la tramitación de la reforma migratoria.