Jóvenes hispanos quieren brillar en Cosmos

Sudaméricanos, forjados en Queens, dos chicos que ansían debutar con el equipo

Jóvenes hispanos quieren brillar en Cosmos
El colombiano David Diosa en una práctica del equipo que hizo famoso Pelé.
Foto: cortesía Cosmos

Nueva York — Un día fueron rivales. Hoy, gracias a la providencia cósmica, son compañeros de equipo.

Se trata de David Diosa y Sebastián Güenzatti , dos jóvenes futbolistas que se forjaron en los campos de Queens y que ahora forman parte del primer equipo del Cosmos que se prepara para reaparecer en la escena mundial cuando debute el 3 de agosto en la NASL.

“Jugué contra David en las finales de la liga de escuelas públicas, así que fuimos rivales dentro de la cancha, pero afuera siempre fuimos amigos. Y ahora por suerte nos encontramos en el Cosmos. Es una felicidad estar aquí con él”, dijo Güenzatti, de origen uruguayo y con 22 años de edad.

La historia de ambos tiene varias similitudes.

Los dos juegan como punteros. Los dos llegaron al país cuando tenían 10 años. Y los dos encontraron en el fútbol la forma para adaptarse a este país cuando emigraron con su familia desde Sudamérica.

“Llegué y la primera escuela que vi que tenía el uniforme de Colombia, entre ahí. Era la escuela Bolaños, que es una escuelita que me ayudó mucho. Porque yo no sabía el lenguaje, fue difícil. Yo me sentía muy nervioso, pero estaba contento de conocer nueva gente y nuevos ambientes”, comentó Diosa, nacido en la nación cafetalera hace 20 años.

Ambos destacaron desde temprana edad en el balompié y corrieron con la suerte de que en ese proceso se encontraron con el entrenador Giovanni Savarese, que en aquel entonces desarrollaba a jóvenes en academias y que ahora es el timonel del Cosmos.

“Yo los entrené, los tuve bajo mi mando. Ambos siempre han mostrado un talento diferente y están listos para esta oportunidad porque están tomando todo con mucha seriedad”, manifestó Savarese. “Tienen mucho talento para desarrollar y traen sus diferentes experiencias al equipo”.

Aunque sus historias son similares, hay también ciertos contrastes. Güenzatti volvió a Uruguay para integrarse a la academía del Peñarol, el club de sus amores.

“Fue una experiencia bárbara. Nunca me olvidar de todo eso. Aprendi mucho de ahí”, comentó el charrúa.

De ahí pasó al equipo Huracán del Paso de la Arena de la liga de ascenso, donde se destacó y llegó a marcar goles. Pero Savarese reapareció en su vida y lo llamó para integrarse al renacimiento del Cosmos.

“Me intereso que me querían. Ellos tenían confianza en mí. Sabían el potencial que tenía. Y me dijeron que yo podía brindarle algo diferente al cuadro. Y quería mostrarle que era verdad todo lo que hablaban de mí”, comentó.

Diosa, por su parte, es producto de la academía juvenil del Cosmos, donde adquirió el arraigo por el equipo.

“Desde que estaba en la academia me imaginaba debutar aquí. Por eso para mí es un orgullo y tener un lugar en el Cosmos porque siento un amor por el equipo y la camisa”, declaró Diosa.