Test: ¿Eres sencilla o te gana la soberbia?

Responde el test para saber si tu sencillez es parte de tu personalidad o de tu esfuerzo por ser aceptada.

Guía de Regalos

Test: ¿Eres sencilla o te gana la soberbia?
La sencillez es un valor que se aprende a temprana edad.
Foto: Archivo

Todos nos hemos topado con personajes que crean una imagen –que comúnmente sólo ellos se creen-, en la que son icono de sencillez, humildad, desprendimiento y amabilidad, aunque su actitud es completamente contraria.

¿Por qué lo hacen? Su objetivo, explica el psicólogo Hans Olvera, catedrático de la Universidad Iberoamericana, es ser aceptados por los demás con base a parámetros considerados como positivos aunque ellos no lo compartan.

Reconocer este comportamiento en otros es fácil, pero ¿qué tal si eres tú quien actúa así? Contesta este test y descubre si formas parte de este clan:

1.- Alguien se acerca para decirte que admira la manera en que has crecido laboralmente, tú:

a) Le dices que exagera, pero efectivamente eres muy exitosa.

b) Le agradeces y destacas la labor de tu equipo de trabajo que te han apoyado siempre.

c) Adviertes que has tenido mucha suerte porque en realidad no lo mereces.

2.- Decides alejarte de lo material y empiezas a vender todos tus artículos finos. Cuando te preguntan a qué se debe, tu respuesta es:

a) Soy muy desprendida y no tengo apegos, solo necesito de mi único par de zapatos Christian Louboutin que me compré con tanto esfuerzo.

b) He descubierto lo valioso de trascender y deseo materializar lo aprendido en algo que se destine a ayudar a los demás.

c) Pienso que entre la pobreza está la felicidad, los bienes materiales sólo te vuelven más ruin.

3.- Un cliente potencial para tu empresa comenta que le atrae el ambiente familiar en el lugar, tú:

a) Saludas a todos tus compañeros efusivamente, pero apenas puedes, corres a lavarte las manos y la cara.

b) Les explicas que la filosofía de la empresa es que todos se sientan seguros y valorados, eso impacta en la actitud.

c) Aceptas que es así y rematas con la siguiente frase: “…pero aunque no lo crean, también tenemos nuestros altibajos”.

4.- Proyectas salir con tus amigos a acampar y acuerdan compartir hasta la incomodidad, ¿qué haces?

a) Les digo que para no molestarlos, mejor llevaré mi propia casa de campaña y mis cosas.

b) Me encanta la idea, después de todo, estar con ellos ya hace la vida fácil.

c) Procuro que no sufran tanto, si es necesario yo pagaré ese precio.

5.- Te gusta enviar el mensaje de que hay que ser sencillo y cordial con cualquier persona, pero en la vida real tú:

a) Sólo saludo y soy amable con los que considero mis iguales.

b) Lo pongo en práctica pues es parte de mi educación.

c) Me comporto de la forma en que creo que va a complacer a los demás.

No es fácil tratar de ser alguien distinto a lo que eres: la humildad, la sencillez, la amabilidad y el desprendimiento, son el resultado de una formación en valores, educativa y espiritual, que requiere de pensar y reflexionar, que no es igual, y tratar de generar cambios a partir de la convicción. Un principio de vida es que seas tú misma y dejes de lado la preocupación por ser mejor, sino buscar el equilibrio de tu propio ser.

Vas por muy buen camino cuando se trata de trabajar en ti misma, sólo recuerda que es un esfuerzo permanente y de autovigilancia, que te pide también seas compasiva contigo, te mires con justicia, así como también te des un minuto para reconocer tus avances y dejarlos ir para no perder la atención del camino que estás siguiendo. ¡Felicidades! Estás haciendo una gran labor.

Eres el otro extremo: si bien no se trata de interpretar un personaje, tampoco es la intención que lleves al límite tus actitudes. Todas estas cualidades de las que hemos hablado no se traducen en que te conviertas en un mártir, sino en el hecho de hacer lo correcto, lo que te hará sentir en paz, si esto no ocurre es claro que tienes que cambiar el camino. El consejo para ti es que busques el equilibrio en tus acciones.

Para leer

El silencio de la mente. Ilie Ciora. Editorial Sirio.

Colaboración de Fundación Teletón México

“El autoconocimiento frena la soberbia”

Bojorge@teleton.org.mx