Castillo gana bronce en clavados

El mexicano deja el balón por el trampolín y ya tiene dos medallas en el mundial

Castillo gana bronce en clavados
La hiperactividad y el insomnio de Yahel Castillo le empujaron a olvidar el fútbol y regresar a la piscina.
Foto: Ap

BARCELONA, España/AP — Hiperactivo y disperso ya desde bien chico, Yahel Castillo pensó más de una vez en dejar de dedicarse a los clavados y, persiguiendo el frustrado sueño paterno, centrarse en el fútbol. Pero ayer su persistencia sobre el trampolín se vio ampliamente validada al asegurar la tercera medalla de bronce para México en el mundial de natación.

Castillo, también medallista de bronce en los tres metros sincronizados en el pasado mundial de Shanghai junto con Isaac Sánchez, quedó en esta ocasión tercero en la prueba individual y sumó a los dos bronces conseguidos previamente en Barcelona por la pareja de Jahir Ocampo y Rommel Pacheco en los saltos sincronizados de tres metros, y Alejandro Chávez en el trampolín de un metro.

“Fue mi segunda medalla, pero esta sabe especial porque es solo mía”, dijo Castillo al confirmarse apenas el bronce por el videomarcador.

“Fallé en el quinto salto, pero el último fue muy bueno y por suerte me llevé la medalla. Quiero agradecer a todos mis entrenadores y ahora toca celebrar con la familia”, expresó.

Castillo tuvo una puntuación final de 498.30. El oro fue para el chino He Chong con valoración de 544.95, mientras que la plata de la llevó el ruso Evgeny Kuznetsov con 508.00 puntos.

Ya más relajado, el saltador intentó resumir de forma pausada sus sentimientos. “Estoy muy contento y satisfecho. Sabía que iba a ser complicada la competencia, e intenté disfrutarla y vivirla clavado a clavado. Estoy muy agradecido de haber conocido esta alberca y Barcelona, una de las ciudades más importantes del mundo”.

En el presente mundial, la delegación mexicana se llevó su mayor decepción en los sincronizados de plataforma femeniles y varoniles, en que las parejas de Paola Espinosa y Alejandra Orozco, e Iván García y Germán Sánchez, quedaron fuera del podio, incapaces de replicar las dos medallas de plata que el país cosechó en los pasados Juegos Olímpicos de Londres.

Castillo no era una apuesta segura para podio. Y no por falta de talento.