El instinto femenino para el dinero

Muchas mujeres han tenido durante años la inquietud, el deseo oculto de poner a funcionar su talento financiero natural, pero se quedan paralizadas por culpa de mitos negativos que ellas mismas se han creado acerca de sus posibilidades. He aquí varias razones por las cuales la mayoría de las mujeres, tal vez tú entre ellas, no invierten:

1. Crees que no tienes suficiente dinero. Sin embargo, para comenzar a invertir ¡sólo se necesitan $25! Es precisamente a aquella a la que no le sobra el dinero a fin de mes a la que le hace falta aprender a invertir más y mejor.

2. Crees que no sabes nada de finanzas ni de inversiones. Pues entérate que, en realidad, sabemos más de lo que pensamos. Lo que nos falta muchas veces no es el conocimiento ni la habilidad, sino la confianza en nosotras mismas.

3. ¿Eres de las que dicen “mi esposo se encarga de todo” y no sabes luego por qué nunca les alcanza para tomar esas vacaciones que tanto deseas? Me alegro que tengas en casa un vaquero financiero… pero aprende tú también a saber cómo se administra el rancho para que sepas cómo hacerlo tú sola si acaso llega ese momento. ¿Y sabes qué? Cuando empieces a probar tu mano en las inversiones, quizás recibas la agradable sorpresa de que tu marido se alegre de que tengas interés en la situación económica de la familia y trabajes en eso hombro a hombro con él.

Posiblemente me dirías, “pero si yo ya tengo ahorros…” Que bueno, porque si ya tienes tus ahorros, le llevas ventaja a la mayoría de la gente. Pero, ¿sabes que ahorrar no es invertir? El ahorro es como sembrar una semilla… la cual tienes que alimentar con el agua y el sol de las inversiones para que puedas probar su fruta. Y no pienses que esto se trata de algo complicadísimo y lleno de cifras y transacciones extrañas.