Etnia Tolupanes pide ayuda para subsistir

Etnia Tolupanes pide ayuda para subsistir
Foto: EFE

Tegucigalpa — Los tolupanes, asentados en la región central de Honduras y quienes, según apuntes históricos, son de los primeros pobladores del país centroamericano, subsisten en la pobreza y a la espera de mayor asistencia por parte del Estado.

Estando tan cerca de los principales centros urbanos y de poder político y económico como Tegucigalpa y San Pedro Sula, el pueblo tolupán está lejos del desarrollo.

Muchos de ellos viven en remedo de casas de adobe con techos de paja, sin energía eléctrica, centros de salud, escuelas o colegios.

El abandono casi total en que han vivido a lo largo de su historia tiene a los tolupanes en riesgo de perder su idioma, el tol, aunque algunos miembros de sus tribus se esfuerzan por conservarla enseñando a los niños en los pocos centros educativos con que cuentan.

Parte de esa historia de dolor, pero a la vez de esperanza, es recogida en el documental “Los hijos de Tomán”, producido a instancias de la Sociedad Literaria de Honduras y la Secretaría de Pueblos Indígenas y Afrohondureños (Sedinafroh), con fondos del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

El director del documental, Gerardo Aguilar, dijo tras la presentación del vídeo en el Centro Cultural de España en Tegucigalpa, que “la experiencia vivida durante la producción ha sido impactante, ya que la pobreza de los tolupanes es extrema, podríamos decir que hasta indignante”.

Agregó que con las imágenes tratan de “dar a conocer la pobreza en la que está sumergida la cultura tolupán y lo que dice su gente”.

Los tolupanes tienen una dieta a base de maíz y fríjol, aunque para subsistir también cosechan bananas, yuca, calabaza y café.

En algunas ocasiones consumen pequeños caracoles extraídos de ríos y quebradas que sus mujeres cocinan en fogones de leña con agua, hojas de Santa María y un poco de sal.

Los tolupanes son un pueblo arisco, lo que quizá obedezca a que los ladinos les han despojado de parte de sus tierras que adquirieron hacia la segunda mitad del siglo XVIII.

En la lucha por sus tierras, decenas de tolupanes incluso han sido asesinados por terratenientes, según denuncias de las tribus de la montaña de La Flor.