Papa pide a jóvenes ser misioneros

Papa pide a jóvenes ser misioneros
Un grupo de peregrinos cantan en la playa de Copacabana donde miles pasaron toda la noche esperando al Papa Francisco para la clausura de la Jornada Mundial de la Juventud.
Foto: efe

RIO DE JANEIRO/AP — El Papa Francisco, en un último exhorto al cierre de la Jornada Mundial de la Juventud, la segunda más grande desde Filipinas, pidió valor a los jóvenes para salir y convertirse en misioneros y desconocer fronteras y límites en esa labor que encomienda Jesús.

“Vayan sin medio para servir”, llamó el pontífice a los jóvenes al hablar ayer en la homilía de la multitudinaria misa final de la Jornada.

Según las autoridades, unos tres millones de personas participan de la misa en la playa de Copacabana, quienes recibieron al Papa Francisco en medio de ensordecedores vivas al pontífice que conquistó a una de las audiencias más selectas del mundo con sus palabras sencillas y su espontaneidad.

Tras la misa, el pontífice tuvo un almuerzo con su séquito y luego un encuentro con representantes de la Conferencia Episcopal Latinoamericano. También sostendrá una reunión con los voluntarios de la Jornada y la ceremonia oficial de despedida de Brasil. El regreso a Roma estba previsto para las 7:00 p.m.

El vocero del Vaticano, el padre Federico Lombardi, dijo que en medio de su intensa agenda en Brasil, el pontífice, de 76 años, se encontraba en perfecto estado y no muestra señales de fatiga en medio de un clima que ha estado marcado por lluvia y frío. El papa está “en forma increíble… su salud es perfecta”.

El balance de la jornada es positivo, dijo Lombardi, porque muestra “la vitalidad de la iglesia que puede atraer a muchos jóvenes” y “el consenso es que más de tres millones de personas estuvieron en Copacabana” y en las calles adyacentes.

Pero además “son cuatro meses desde que el Papa es Papa y lo vimos en Roma en muchas diferentes actividades con gran curiosidad para comprender cómo es, cómo se comporta. Ahora nosotros hemos visto al Papa en su continente, en su casa, hablar todos los días en su lengua”, dijo Lombardi en una apreciación personal.

“Es la experiencia de ver al Papa aún más espontánea y en su casa, en su contexto”, añadió el vocero. Es algo diferente a “verlo en la Plaza de San Pedro donde tiene muchas expresiones con el pueblo, pero aquí es algo más, es sentirlo por una semana expresarse en su lengua y tener con gran espontaneidad de relacionarse”, admitió Lombardi.

“Franciscoooo, Franciscoooo” se oyó gritar a la compacta multitud a lo largo del recorrido de más de cuatro kilómetros de la vía que bordea la famosa playa, y que ha sido escenario en el pasado para famosas bandas de rock y eventos deportivos.

Jesucristo, la iglesia y “el papa cuenta con ustedes” en esa misión, añadió el santo padre arrancando vivas de entre la multitud.

Ser misioneros es una tarea en la que “no hay fronteras, no hay límites: (Jesús) nos envía a todos”, agregó el Papa argentino, que como a lo largo de su visita a Brasil ha usado indistintamente el portugués y el español, dando preferencia a su lengua natal que le permite improvisar al leer sus discursos escritos por él mismo.