‘Chucho’ velado en coliseo

Quito/AP — El traslado de los restos del goleador Christian Benítez de Qatar a Ecuador aguardaba ayer por algunos trámites en ese país del Medio Oriente, mientras la federación ecuatoriana de fútbol planifica su entierro para mañana en Quito.

Francisco Acosta, el secretario de la Federación Ecuatoriana de Fútbol, dijo que “el entierro sería en el cementerio de Monte Olivo, cerca de la Casa de la Selección”, en el norte de la capital.

El presidente de la Federación Ecuatoriana de Fútbol, Luis Chiriboga, dijo en la víspera que Christian Benítez murió de un paro cardíaco, tras ser llevado al hospital por un fuerte dolor estomacal y desarrollar una peritonitis.

La FEF añadió que como parte de las gestiones que realiza con el Ministerio del Deporte “está también ayudar al traslado desde Italia hasta Qatar de Beatriz Betancourt, madre de Benítez”. El hospital donde se produjo el deceso no ha dado a conocer el informe de la autopsia del jugador ecuatoriano.

Los especialistas consideran que las verdaderas causas de muerte se conocerán en los informes médicos después de la necropsia. Se estima que este documento sea entregado a las autoridades locales y a la Embajada.

El técnico de la selección, el colombiano Reinaldo Rueda, manifestó que “se ha perdido a quien ponía la alegría y la armonía del grupo cada vez que se concentraban”.

En tanto, la policía y autoridades deportivas ecuatoriana hacen preparativos para dar mañana el homenaje póstumo a Benítez en el coliseo General Rumiñahui, con capacidad para 16.000 personas, a fin de que los ecuatorianos puedan acercarse al féretro del jugador.

Servicios combinados