Prueba siquiátrica a acusado de matar a gay en NYC

Un juez concedió la solicitud de Kevin Canfiel, representante legal de Elliot Morales, quien enfrenta cargos por la muerte de Mark Carson
Prueba siquiátrica a acusado de matar a gay en NYC
Si al culminar el proceso judicial en su contra Elliot Morales es declarado culpable, podría ser condenado a cadena perpetua.
Foto: EDLP / Humberto Arellano

Manhattan — Un hombre que supuestamente mató a otro en Manhattan disparándole en el rostro porque era gay será evaluado por un siquiatra a petición de su abogado.

La solicitud de Kevin Canfiel fue concedida por el juez Charles H. Solomon quien fijó para el 13 septiembre la próxima comparecencia de Elliot Morales, de 33 años. “Esperemos que para entonces tengamos el reporte del doctor Larry Seagal“, indicó el juez.

El abogado informó que intenta someter evidencia siquiátrica en el juicio, pero “no soy un siquiatra y es por eso que presento la solicitud”.

Morales estaba en el West Village acompañado de dos amigos, la noche del sábado 18 mayo, cuando se reportaron los hechos. El violento comportamiento inició en un restaurante donde el acusado lanzó insultos homofóbicos y amenazó a uno de los trabajadores con dejarle una bala en la cabeza si llamaba a la Policía.

En el exterior, Morales siguió a Mark Carson, de 32, que iba con un amigo. Según el reporte policial, éste le dijo a sus acompañantes: “Mira estos dos maricones”. Los amigos se fueron de su lado y Morales continuó molestando a los dos hombres que caminaban por las calles donde se inició la lucha por los derechos de los homosexuales en 1969.

En otro momento, el hispano le preguntó: “¿Estás asustado?… ¿Quieres morir aquí?”. Finalmente, le disparó a Carson en la mejilla, en la calle 8 con la Sexta Avenida.

El oficial de la policía Henry Huot respondió a la llamada y, basándose en la descripción del sospechoso, lo encontró entre las calles McDougal y 3. Cuando Huot se aproximó a Morales, el sospechoso comenzó a correr, pero el agente lo alcanzó y recobró el revólver Taurus calibre 38 utilizado en el crimen.

Durante el interrogatorio, Morales, que llevaba una identificación falsa, rehusó decir su verdadero nombre y si le tomaron huellas digitales. Los detectives recurrieron a la Unidad de Reconocimiento Facial de la Policía, que al comparar la foto con su base de datos descubrieron el pasado del acusado. El individuo tiene en su historial múltiples arrestos, entre ellos uno por intento de asesinato en 1998, por el que pasó seis años en la cárcel.

Morales enfrenta el cargo de asesinato con el agravante de crimen de odio, posesión de arma de fuego, amenazas y acoso. De ser declarado culpable, podría ser condenado a cadena perpetua.