Colombia oro y México bronce en clavados

Colombia oro y México bronce en clavados
El mexicano Jonathan Paredes (izq.) abraza al colombiano Orlando Duque luego de terminar la prueba de clavados de 27 metros.
Foto: ap

BARCELONA, España/AP — Hace dos años, tras un grave accidente, Orlando Duque se atrevió a visualizar grandes cosas para él mismo y Jonathan Paredes. Así se lo transmitió entonces al joven clavadista mexicano; y el tiempo le dio finalmente la razón en Barcelona.

Tras una reñida final en el puerto de la capital catalana, Duque se proclamó como primer campeón de la historia de los saltos de gran altura en un mundial de natación, al imponerse a sus rivales en un apretado desenlace.

El colombiano, nueve veces campeón mundial en el circuito profesional, hizo valer una puntuación final de 590.20 para llevarse apuradamente la medalla de oro en esta disciplina, en que los varones saltan desde 27 metros y que se estrenó como competencia mundialista.

La satisfacción fue doble para Duque, quien también consiguió la primera presea de la historia de su país en un mundial de natación. “Cada título es muy importante pero, cuando se miren los récords, tener mi nombre allí será un orgullo. Colombia tiene muy buenos saltadores y la idea es seguir empujando este deporte. Este fue el primer paso, y espero poder seguir logrando títulos”, expresó radiante el campeón caleño.

La medalla de plata fue para el inglés Gary Hunt, a solo 0.90 puntos de distancia y, la de bronce, para Paredes, con 578.35 puntos sumados gracias a su remontada en el último salto y que le valió el cuarto bronce del certamen a México.

“Estar juntos con Orlando en el podio es un sentimiento muy grande. Hace seis semanas, cuando empezó la serie mundial, trazamos el objetivo y el sueño se hizo realidad”, se congratuló el saltador más joven de la final.

Duque, de 38 años, y Paredes, de 23, comparten gran amistad dentro del circuito profesional y ambos se fundieron en un efusivo abrazo tras la prueba, posiblemente recordando el episodio surgido después de que el colombiano se rompiera la tibia y el peroné en un accidente de paracaidismo, cuando también le propinó un cariñoso apretón al mexicano y le espetó: “Tú y yo vamos a hacer algo grande”.

La estadounidense Missy Franklin parece decidida a echarle un pulso a la historia y a su compañera, Katie Ledecky, y acumuló su tercera medalla de oro consecutiva.

Tras ganar los 100 metros espalda e impulsar el triunfo de Estados Unidos en los relevos del 4×100 en los tres días previos de competencias en la piscina del Palau Sant Jordi, Franklin se coronó también en la carrera de los 200 metros libres, superando a Ledecky en la cuenta de medallas, aunque sin lograr un récord del mundo, como sí hiciera la nativa de Washington la jornada previa en los 1500 metros libres.

Franklin, quien cuenta cuatro oros olímpicos en su palmarés y, a sus 18 años, ya es considerada una de las mejores espaldistas de la historia, se impuso a la italiana Federica Pellegrini y la francesa Camille Muffat, medalla de plata y bronce respectivas, con un tiempo de 1:54:81.

El triunfo, junto con la plata de Michael McBrrom en los 800 metros libres masculinos, añadió al botín de Estados Unidos, que ha cosechado 17 medallas en el mundial desde que se iniciaran el domingo las pruebas de natación.

La embestida amenaza con destronar a China del medallero global, que sigue liderando con 20 preseas, solo una de ventaja sobre el país norteamericano.

La distancia la restableció el chino Sun Yang, quien cosechó su segundo oro en la competición al imponerse con autoridad a McBroom y el canadiense Ryan Cochrane, registrando un tiempo de 7:41:36.

La reacción china se vio secundada por el bronce de Wu Peng en los 200 metros mariposa varoniles, que se adjudicó el surafricano Chad Le Clos con un crono de 1:54:32. La plata fue para el polaco Pawel Korzeniowski.

Sudáfrica fue el país más beneficiado de la jornada con dos oros, contando también el de Cameron Van Der Burgh en los 50 metros pecho, y el bronce de Giulio Zorzi en la misma carrera, que reservó la plata para el australiano Christian Sprenger.

Alrededor de la web