Un año sin la voz ‘transgesora’ de Chavela Vargas

Guía de Regalos

Un año sin la voz ‘transgesora’ de Chavela Vargas
Chavela Vargas duran una presentación en el Teatro Diana de la ciudad de Guadalajara, en Jalisco.

México — Artistas de varios países, con predominio español y mexicano, se reúnen para “celebrar que ha existido una artista como Chavela” Vargas, dijo ayer Inma Serrano, quien será conductora de un homenaje a la cantante un año después de que el mundo la perdiese.

Bajo la dirección artística de la escritora María Cortina, la cantautora española Inma, “La voz del Mediterráneo”, encabezará el homenaje “Chavela Vargas por siempre” el 5 de agosto, aniversario de la muerte de la artista conocida como “La voz de México.”

Los compositores Edgar Oceransky y Mario Ávila, los cantautores María Elena “La Negra Chagra” y Tontxu, el cantante Fernando del Castillo “El Chino” y los guitarristas Miguel Peña y Juan Carlos Allende actuarán en un evento que comenzará con el tráiler del primer documental de Rafael Amargo.

El bailaor español pasó cuatro meses con “La Chamana”, en los que reunió el material que dio lugar a “El amor amargo de Chavela”, su debut como director de cine y último documento fílmico sobre la cantante.

Chavela Vargas, esa “dama de poncho rojo, pelo de plata y carne morena”, como la describió el cantante español Joaquín Sabina en “Por el bulevar de los sueños rotos”, nació en 1919 en Costa Rica, pero a los 14 años ya estaba en México.

En ese país fue cocinera, chofer, costurera y vendedora de ropa de niños hasta que a los 30 inició su vida artística, a pesar de que sus conocidos en el medio le decían que “cantaba horrible”.

Chavela se envolvió en un jorongo (poncho) y presentó “La Macorina” y otras canciones como “La Llorona”, “Piensa en mí”, “Paloma Negra” y “Volver, volver” por México, España, Argentina, Venezuela y Estados Unidos, entre otros países.

“Todo lo que cantó, lo cantó en primera persona, con compromiso, de una manera arriesgada y logrando que nadie se quedara impasible cuando la escuchaba”, comenta por teléfono Serrano, que la conoció en Madrid en 1992 y en quien se percibe el respeto por esa “mujer arrolladora” y de “gran personalidad.”

Su voz, añadió, “era de verdad, era la voz del corazón, una voz transgresora”.

El 30 de julio la cantante ingresó en un hospital de Cuernavaca (centro de México) por una bronconeumonía, y debido a una insuficiencia respiratoria el 5 de agosto fue Chavela Vargas la que dejó a su público.