Perpetua a exgenerales por conspiración golpista

Perpetua  a exgenerales por conspiración golpista
Ciudadanos turcos tratan de protegerse mientras policías lanzan gas lacrimógeno y usan cañones de agua para dispersarlos, mientras protestaban ayer en las afueras de la cárcel Silivri, en Turquía.
Foto: ap

Estambul/EFE — Un tribunal de Estambul dictó ayer cadena perpetua contra siete generales retirados, entre ellos Ilker Basbug, jefe del Estado Mayor entre 2008 y 2010, al emitir la primera tanda de sentencias en el marcojuicio de Ergenkon, una trama militar golpista.

Los jueces pronunciaron 19 cadenas perpetuas, impusieron sentencias de entre 2 y 49 años de cárcel a otros 62 acusados y absolvieron a 21 personas.

El tribunal consideró probado que Basbug y otros altos cargos militares, entre ellos los generales Hursit Tolon y Hasan Igsiz, comandantes en jefe del Primer Ejército de las Fuerzas Armadas turcas, conspiraron a inicios de la década pasada para derrocar el gobierno del Partido Justicia y Desarrollo (AKP, islamista moderado).

Basbug rechazó todos los cargos en un juicio que muchos simpatizantes de los acusados han calificado de farsa y persecución política.

“La nación dirá la última palabra sobre estos acusados, y la nación ni puede equivocarse ni engañarse”, manifestó el exgeneral en su cuenta oficial de la red Twitter tras conocer la sentencia.

“Los que siempre han estado del lado de los derechos y la justicia tienen la conciencia tranquila; yo estoy así”, añadió, al tiempo que aseguró que el Estado de Derecho no se puede garantizar en un país en el que sociedad cuestiona la independencia de los jueces.

Ya el domingo, Basbug había adelantado en Twitter que sería condenado y que este juicio constituye “una mancha negra nunca vista en el Estado y el Ejército turco”.

De las 19 cadenas perpetuas impuestas ayer, siete corresponden a generales retirados, cuatro a excoroneles y el resto a políticos, periodistas y abogados.

Entre estos últimos destaca Alparslan Arslan, un ultranacionalista que en 2006 asesinó en Ankara a un juez e hirió a otros cuatro. También recibió la perpetua Dogu Perinçek, presidente del minoritario Partido de Trabajadores, mientras que una decena de miembros de este partido fueron condenados a penas de cárcel.