Sin clínicas de inmunización El Bronx y Queens

Los dispensarios de Corona y Tremont dejarán de administrar vacunas a partir del 21 de agosto

Sin clínicas de inmunización El Bronx y Queens
En 2012, las clínicas de Tremont y Corona vacunaron a más de 29,000 personas.
Foto: EDLP / Mariela Lombard

Nueva York — Mientras los estudiantes se preparan para volver a la escuela, la Ciudad de Nueva York cerrará este mes las dos únicas clínicas de inmunización que hay en El Bronx y Queens, lo que perjudicará especialmente a familias inmigrantes y con bajos ingresos, según padres, concejales y grupos sindicales.

A partir del 21 de agosto, los dispensarios de Corona y Tremont cerrarán su puertas, con lo que el único centro de servicios que permanecerá abierto en toda la ciudad ofreciendo vacunas gratis o a bajo costo será el de Fort Greene, en Brooklyn.

“Estas clínicas sólo abren unas pocas horas por la mañana y yo no puedo dejar mi trabajo para ir en metro a más de una hora hasta Brooklyn para vacunar a mis niños”, dijo la dominicana Elizabeth Ramírez, que vive en Parkchester, en El Bronx. “Están jugando con la salud de mis hijos”.

En 2012, los mencionados centros vacunaron a más de 29,000 personas, de las cuales más de 9,500 eran niños, de acuerdo con el sindicato District Council 37. Estos espacios, gestionados por el Departamento de Salud e Higiene Mental de la Ciudad, proveen sin cita previa las vacunas recomendadas para niños mayores de cuatro años, adolescentes y adultos, para enfermedades c omoel tétano, la rubeola, el sarampión, la hepatitis B o las paperas, entre otras.

“El cierre es una amenaza para la salud y la seguridad pública”, declaró Judith Arroyo, directora ejecutiva del concejo distrital. “Irónicamente, agosto es el mes oficial de concientización de la inmunización”.

El Departamento de Salud justificó su decisión argumentando que muy poca gente recurre a estos lugares y que es muy costoso mantenerlos abiertos.

“Aunque nos hemos resistido a cerrar estas clínicas, la agencia ha decidido que hay que reestructurar y consolidar servicios para preservar funciones esenciales y reducir los costos de las operaciones, teniendo en cuenta que menos del 1% de las vacunaciones tienen lugar en nuestras clínicas”, explicó la agencia en un comunicado.

Estos argumentos, sin embargo, no resultan convincentes para varios concejales.

“Cuando discutimos el presupuesto para el año fiscal 2014, en ningún momento se puso sobre la mesa el cierre de las clínicas de inmunización”, expresó la concejal Carmen Arroyo, presidente del Comité de Salud del Concejo. “Esto es vergonzoso y no vamos a dejar que ocurra”.

La concejal Julissa Ferreras, que representa al área de Corona, donde se sitúa uno de los dispensarios que cerrará, se muestra igual de indignada por la decisión.

“Encuentro alarmante que se cierre el único centro de inmunización de Queens, especialmente cuando las madres están preparando a sus hijos para volver a la escuela“, sostuvo Ferreras. “El cierre de estas clínicas no sólo supone una carga para los cientos de neoyorquinos que dependen de sus servicios, sino que además es un riesgo para la salud pública”.