Galaxy sí es rey en casa

bajada

El Galaxy derrotó ayer 3-1 a la Juventus en el duelo de cierre de la cuarta jornada de la Copa Internacional de Campeones, disputado en el Dodger Stadium y en el que fue notoria la diferencia física de un equipo metido de frente en torneo de la MLS, y otro, el campeón italiano, todavía falto de ritmo y carente de fondo para la competencia.

Acciones parejas desde el inicio con un Galaxy que temprano probó tener mejor rodaje que la Juventus, que por decisión de Antonio Conte, su técnico puso en el campo el plan B y dejó a sus hombres clave para la segunda mitad.

En 20 minutos había ya cuatro opciones de gol. Dos por equipo.

Con una de Alessandro Matri que llega tarde ante Rowe, y en la contracarga, Landon Donovan que se dejó caer cuando tenía opción de gol ante “Gigi” Buffon.

Apenas dos minutos después Robby Rodgers se quedó corto y lo anticipó Cáceres oportunamente; y al 19′ Fabio Quagliarela quedó mano a mano con Rowe que salvó su portería.

Con Pirlo, Tévez, Llorente, Vucinic, Marchisio y Chiellini en el banco de suplentes la “Vecchia Signora”, lo dejaba venir a Galaxy, esperaba ordenado buscando espacios para explotar a velocidad de Matri como único hombre en punta.

Era mejor Galaxy y lo llevó al marcador a los 36′ cuando una gran jugada a dos toques entre Omar Gonzaléz y Juninho, el volante dejó de cara al gol al defensor central que solo ante Buffón no lo perdonó y puso en la pizarra la diferencia que ya había en el diamante-cancha del Dodger Stadium.

Pero le duró poco el festejo a los de Bruce Arena, porque en el siguiente arribo ofensivo Quagliarella le ganó a González y ajustó un remate durísimo de zurda que Rowe apenas pudo rechazar para la llegada de Matri que tocó para el 1-1.

En el segundo tiempo aparecieron en el campo Pirlo, Barzagli, Giovinco, Llorente, Vidal, Vucinic, Marchisio. En Galaxy cosechó aplausos el regreso de Robbie Keane que ingresó por Villarreal.

Rápido apareció la conexión de otras jornadas y en una duda de la defensa de la Juventus, Keane aprovechó sobre izquierda para regalarle medio gol a Donovan que marcó el 2-1 casi sin oposición ante Marco Storari que había ingresado por Buffón.

Sobre el cierre y después de largos minutos de presión infructuosa de Juventus, llegaría la sentencia del partido cuando Pirlo se equivocó al devolver corto un balón al portero, lo que aprovechó Keane para anticipar la jugada y poner el 3-1 final.

Partido dinámico con ritmo y acciones alternas en las dos áreas, bien manejado en el trámite por Galaxy que probó estar en plena competencia y tuvo más arrestos que una “Juve” que está todavía con el ritmo de la pretemporada.