Una ‘bofetada’ a Mourinho

Con doblete de CR7, Real Madrid derrota al Chelsea de su ex técnico
Una ‘bofetada’ a Mourinho
Cristiano Ronaldo (7) remata de cabeza para marcar el 3-1 ante el Chelsea en la final de la Copa Internacional de Campeones en el Sun Life de Miami.

MIAMI.— El club español Real Madrid se proclamó ayer tricampeón de la “Guinness International Champions Cup”, tras vencer por 3-1 al Chelsea, club dirigido por su ex entrenador José Mourinho.

El Estadio Sun Life albergó un partido intenso, los “blancos” fueron los primeros en mandar, apretaron mucho a su rival, a quien le costó pasar del mediocampo.

Así, a los 14 minutos, el brasileño Marcelo rompió el cero, gol al que respondió rápidamente el conjunto “blue” a través de Ramires, quien se coló por en medio de los centrales para convertir el 1-1 al 16.

El balón rodó de un lado a otro, pero los delanteros ya no pudieron sorprender a los respectivos metas. Pasada la media hora llegó la oportunidad del “crack” Cristiano Ronaldo, quien de tiro libre volvió a adelantar a los suyos, quienes se fueron al descanso con una mayor posesión del balón.

Para el complemento, Ivanovic puso a sudar a los “merengues” con certero cabezazo, mismo que Iker Casillas desvió con una mano.

Cuando mejor se encontraban los “blues”, apareció “CR7” sin marca alguna en el área para firmar su doblete y el 3-1 con la cabeza.

Chelsea no renunció al ataque, sin embargo, el Madrid calmó los ánimos con posesiones largas, una vez que se enfrió el conjunto inglés, alrededor de los 80 minutos, el club madridista se fue de nueva cuenta arriba, por lo que estuvo más cerca del cuarto que de encajar el segundo.

El Milan cumplió con los pronósticos y ganó fácil por 2-0 al Galaxy de Los Ángeles, con goles de Mario Balotelli y M’baye Niang, en el partido por el tercer puesto del torneo octogonal de la “Guinness International Cup”.

Poco futbol, demasiado calor y humedad, y un circo de cambios, fue lo que se vivió en Sun Life Stadium, de Miami, durante el choque dominado por el Milan, un equipo muy superior al Galaxy, que nunca opuso resistencia ni mostró peligro en su juego ofensivo.

El Milan no sólo controló el balón sino que además con Balotelli en el ataque generó varias ocasiones de gol que no cristalizó por la buena actuación del arquero del Galaxy, el italiano Carlo Cudicini.