Camarena Salazar, la ‘cruz’ de Caro Quintero

¿Quien fue el polícia de la DEA que fungió como figura central del complejo entramado que mantenía en la cárcel hasta hoy al capo mexicano?

El policía de la DEA Enrique Camarena, en una de las pocas imágenes que se conocen de él.
El policía de la DEA Enrique Camarena, en una de las pocas imágenes que se conocen de él.
Foto: Proceso

Enrique S. Camarena Salazar (Mexicali, 1947), mexicano de nacimiento y estadounidense por naturalización fue un oficial encubierto de la DEA asignado a Guadalajara, México, que terminó siendo torturado y asesinado por el cártel que entonces dirigía el capo Rafael Caro Quintero.

Camarena trabajó en el Cuerpo de Marines de Estados Unidos, responsabilidad que dejó en 1981 para unirse a las filas de la DEA en Calexico, California.

El punto de inflexión en la historia vinculante de Camarena con el narco mexicano llegó en 1984, cuando el Ejército Mexicano destruyó el mayor plantío de mariguana hasta entonces (donde se procesaban hasta 11,000 toneladas) localizado en territorio mexicano, en el Rancho El Búfalo, Chihuahua, propiedad de varios narcotraficantes.

Se dice que fue el capo Miguel Ángel Félix Gallardo quien ordenó el secuestro y asesinato de Camarena, quien se había infiltrado a tal grado de ganarse la confianza de los jefes -quienes sabían que era policía- e incluso el ‘compadrazgo’ del propio Caro Quintero, algo que no lo salvó cuando fue señalado de ‘gavilán’ o de ‘poner el dedo‘ sobre el cártel.

El agente fue secuestrado por agentes de la Dirección Federal de Seguridad el 7 de febrero de 1985 y torturado hasta morir. Su cadáver fue encontrado hasta el 5 de marzo en La Angostura, Michoacán.

Ernesto Fonseca (don Neto) y Rafael Caro Quintero fueron capturados días después, éste último en Costa Rica, a donde había huido en compañía de su novia Sara Cristina Cosío Vidaurri Martínez -familiar de sendos y prominentes políticos priístas del estado de Jalisco.

El cuñado del ex presidente de la República Luis Echeverría, Rubén Zuno Arce purgó una condena a consecuencia de la muerte de Camarena, y murió en una cárcel de Florida el pasado 19 de septiembre de 2012.