Deportistas contra la homofobia

Amberes, Bélgica/EFE — Miles de deportistas gays, bisexuales y transexuales de todo el mundo compitieron durante una semana en los worldOutgames, celebrados en la ciudad belga de Amberes donde lo importante no es ganar sino contribuir a la aceptación de esta comunidad en el deporte.

Bajo el lema “Love-United” (“Amor-Unidos” en inglés), la tercera edición internacional de los “Juegos Olímpicos para LGBT” (lesbianas, gays, bisexuales y transexuales) atrajo a unos 5,000 deportistas de países tan diversos como Australia, España, Estados Unidos, Camerún, Japón, Rusia o México.

Tras Montreal (Canadá) en 2006 y Copenhague en 2009, la sede elegida fue la ciudad de Amberes, actual Capital Europea del Deporte y que hace gala de un espíritu liberal ligado a su historia como importante puerto comercial.

El evento aúna competiciones en 32 disciplinas deportivas, conferencias y seminarios sobre derechos humanos y un amplio elenco de actos culturales y festivos, todo ello con el objetivo de “enviar un mensaje de respeto y unidad”, según dijo el presidente del consejo de organización, Bart Abeel.

“Nuestra meta es que cualquier persona pueda convivir y competir con otras sin tener miedo de mostrar quién es”, afirmó Abeel, quien destacó que el deporte es “una vía excelente” para expresar este mensaje.

“El deporte de alto nivel es todavía un mundo en el que ser gay no es nada fácil, y de hecho en disciplinas como el fútbol hay mucha homofobia”, denunció Abeel.