Misión de ONU inspeccionará barco

Misión de ONU  inspeccionará barco
El ministro panameño de Seguridad, José Raúl Mulino (d), y el fiscal, Javier Caravallo (i) presentan un grupo de contenedores con piezas de aviones en el puerto de Manzanillo, procedentes del barco de bandera norcoreana "Chong Chon Gang".
Foto: efe

Panamá/EFE — Panamá espera hoy la llegada de una misión de la ONU que inspeccionará, a partir de mañana, el arsenal hallado oculto en un mercante norcoreano procedente de Cuba, a fin de determinar si se está ante la violación de alguna de las resoluciones que prohíben a Pyongyang importar o exportar armas.

La delegación de seis miembros es esperada “en la noche” de mañana, dijo una fuente oficial panameña, y trabajará al menos hasta el jueves en la evaluación de las armas halladas en contenedores que han sido desembarcados y colocados en los patios del puerto de Manzanillo, provincia de Colón, unos 80 kilómetros al norte de la capital panameña.

Los técnicos rendirán dos informes, uno preliminar y luego otro más detallado, con sus conclusiones y recomendaciones, que serán elevadas al Comité de Sanciones, según ha indicado la presidenta de esa instancia de las Naciones Unidas, la embajadora de Luxemburgo, Sylvie Lucas.

La misión técnica de la ONU deberá precisar las condiciones del arsenal y determinar si se ha violado alguna de las resoluciones del Consejo de Seguridad que prohíben a Corea del Norte importar o exportar cualquier tipo de armamento, ha dicho el ministro panameño de Seguridad, José Raúl Mulino.

Dada la “naturaleza de sus funciones”, el grupo de expertos “no podrá atender a los medios” durante su permanencia en Panamá, y será el Ministerio Público del país el que “informará” de sus actividades, ha dicho el organismo judicial.

El mercante norcoreano Chong Chon Gang fue detenido el pasado 10 de julio por las autoridades panameñas por sospechas de que transportaba drogas, pero cinco días después fueron halladas armas no declaradas en contenedores ocultos bajo 10,000 toneladas de azúcar procedentes de Cuba.

La llegada de los inspectores de la ONU estaba en principio prevista para el pasado 5 de agosto, pero se retrasó debido a la dificultad de aflorar los contenedores, ya que los más 220,000 sacos de azúcar bajo los que fueron ocultados han sido removidos a hombros en una labor que continuaba y se prolonga ya por casi un mes.

Tras el hallazgo del “contrabando”, como lo ha calificado el ministro Mulino, La Habana reconoció la propiedad del arsenal, que dijo está “obsoleto” y enviaba a reparar a Corea del Norte, que respaldó esa versión alegando un “contrato legítimo” entre las partes.

El Gobierno de Raúl Castro aseveró que el cargamento se compone de “dos complejos coheteriles antiaéreos Volga y Pechora, nueve cohetes en partes y piezas, dos aviones Mig-21 Bis y 15 motores de ese tipo” de aeronave, todos de fabricación rusa y de la década de 1950.

La misión de la ONU inspeccionará las armas al tiempo que la Cancillería panameña evalúa una “nota verbal” enviada por Pyongyang en la que plantea una salida “diplomática” al incidente del barco.