Al-Qaida promete liberar a combatientes presos

Al-Qaida promete liberar a combatientes presos
Un ciudadano iraquí camina en el lugar donde se produjo el fin de semana un atentado al noreste de Bagdad.
Foto: efe

EL CAIRO/Servicios noticiosos — El líder de la facción de al-Qaida en Yemen prometió liberar a sus colegas combatientes que han sido apresados en diversas partes y los exhortó a seguir fieles a la ideología del grupo terrorista.

El mensaje de Nasser al-Wahishi, publicado ayer en portales de internet, advierte a los prisioneros que no caigan “en el señuelo de sus carceleros” y promete que la “victoria es inminente” para asegurar su libertad.

Las declaraciones de al-Wahishi, otrora asesor de Osama bin Laden, se dieron después que la semana pasada Estados Unidos cerró 19 misiones diplomáticas por la interceptación de un mensaje secreto entre el jefe de al-Qaida, Ayman al-Zawahri, y el líder de la facción yemení sobre planes para un ataque a gran escala.

También se dieron luego del anuncio de autoridades yemeníes de que habían descubierto un plan de al-Qaida para atacar embajadas extranjeras en Saná.

De otro lado, La facción de al-Qaida en Irak asumió la responsabilidad por los ataques que mataron a 69 personas durante la festividad musulmana que conmemoró el fin del Ramadán.

Los ataques del sábado se enfocaron principalmente en restaurantes y mercados. Fueron los más recientes en una ola de violencia que ha azotado Irak desde abril, y en la que han muerto más de 3,000 personas.

El Estado Islámico de Irak y el Levante, como se hace llamar el grupo afiliado a al-Qaida, dijo el domingo en un comunicado que las explosiones fueron en represalia por el arresto de cientos de musulmanes por parte de las fuerzas de seguridad iraquíes.

La autenticidad del comunicado no se pudo verificar de manera independiente, pero se publicó en un portal usado comúnmente por extremistas.

Mientras, la Embajada de EE.UU. en el Yemen ha permanecido cerrada durante una semana, tras la alerta lanzada desde Washington que llevó a la clausura de una veintena de sedes, sobre todo, en Oriente Medio.