Golpe en NY a prestamistas usureros de internet

Western Sky Financial, LLC, CashCall, Inc. y WS Funding, LLC, fueron demandadas por violaciones a las leyes del estado
Golpe en NY a prestamistas usureros de internet
Las empresas dirigían sus operaciones a consumidores vulnerables de NY a través de publicidad en televisión e internet.
Foto: Archivo / Shutterstock

NUEVA YORK — Una demanda contra Western Sky Financial, LLC, CashCall, Inc., WS Funding, LLC, y sus propietarios, Martin Webb y J. Paul Reddam, fue presentada ayer por la Fiscalía General de Nueva York en relación a presuntas violaciones de las leyes estatales de usura y de licencia en que incurrieron con la emisión de préstamos personales a través de internet.

El fiscal Erick Schneiderman indicó que las empresas cobraron tasas anuales de interés desde 89% a más de 355% a miles de consumidores. Estos tipos de interés son muy superiores a la tasa máxima permitida por la ley de Nueva York, que se limita al 16% para la mayoría de los prestamistas no autorizados por el estado. Ninguna de las empresas demandadas tiene licencia en Nueva York.

“Western Sky y CashCall cobraron exorbitantes tasas de interés por sus préstamos y estafaron a los neoyorquinos por millones de dólares”, dijo el funcionario. Nuevos reclamos son atendidos en la línea gratuita 1 (800) 771-7755, según precisó la oficina.

Las empresas ubicadas en Dakota del Sur y California dirigían sus operaciones a consumidores vulnerables de NY a través de publicidad en televisión e internet que prometían “dinero rápido” a los consumidores que pasaban por una necesidad urgente.

A los consumidores que recibían préstamos de $1,000, se les cobró una tasa de interés superior a 234% y tuvieron que pagar $4,942 en intereses y capital por dos años.

Los prestatarios neoyorquinos que cuestionaron la legalidad del proceso fueron falsamente informados por las empresas de que se les aplicaba la ley estatal. Algunos afectados también fueron timados con llamadas de cobro de deudas abusivas.

Desde 2010, las compañías hicieron al menos 17,970 préstamos, con montos superiores a $38 millones en capital. Las víctimas deben más de $185 millones sólo por cargos de financiamiento.

Nueva York tiene una de las leyes de préstamos más fuertes de la nación. La ley civil contra la usura prohíbe a la mayoría de los prestamistas no bancarios —no autorizados por el estado— cobrar más de 16% anual de interés en las pequeñas prestaciones sin garantía.

Los prestamistas autorizados por el estado no pueden cobrar más de 25%, bajo las leyes criminales.