Confirman condenas de muerte

México/EFE — Familiares de tres mexicanos procesados por delitos de narcotráfico en Malasia lamentaron ayer la sentencia que confirmó de madrugada la pena a morir en la horca que les fue impuesta hace dos años en el país asiático.

Los tres magistrados de la corte rechazaron la apelación presentada por los hermanos Luis Alfonso, Simón y José Regino, a quienes sólo les queda apelar al Tribunal Federal o, en última instancia, solicitar el perdón real para no ser ajusticiados.

De madrugada, en el noroccidental estado de Sinaloa la familia de los reos se congregó para seguir vía Twitter una etapa más del caso y rezar por sus parientes.

La reunión se celebró en el poblado de Loma de Rodriguera, en las afueras del municipio de Culiacán, noroeste de México, y la encabezaron Héctor González Ríos y Carmen Villarreal, padres de los sentenciados, quienes estuvieron acompañados por sus otros 7 hijos y algunos de los 32 nietos que tienen.

La sentencia fue como un balde de agua fría para los González, que tenían la esperanza de que la revisión del caso pudiera serles favorable.

“Sabíamos que nuestros hijos podrían ser considerados culpables pero no perdíamos la esperanza de verlos libres. Aún hay una última, esperemos poder verlos pronto”, dijo a varios medios, Héctor González, padre de los sentenciados.

Por su parte, Leticia González Villarreal, hermana de José Regino, Luis Alfonso y Simón, afirmó que han recibido apoyo de las autoridades mexicanas pero cree que se puede hacer más. Los tres fueron detenidos el 4 de marzo de 2008 por la Policía de Malasia en la ciudad de Johor.