Eugenio Derbez en una faceta de madurez

El actor mexicano desarrolla más que comedia en su debut como director de cine en la cinta "Instructions not included"
Eugenio Derbez en una faceta de madurez
Eugenio Derbez.
Foto: Archivo

Nueva York — El nombre de Eugenio Derbez inmediatamente se relaciona con comedia; sin embargo, en su debut como director de cine, el mexicano nos sorprende con una historia que además de su acostumbrado humor, también incluye un toque dramático.

“Instructions not included” es la cinta en la que el actor interpreta a Valentín, un hombre mujeriego con temor inmenso al compromiso, pero al que la vida lo sorprende al convertirse en padre soltero repentinamente.

Como consecuencia, el personaje de Derbez evoluciona hasta modificar totalmente su estilo de vida, y realiza toda clase de esfuerzos con el fin de mantener el bienestar de su pequeña, producto de un amor pasajero.

“Hay elementos de mi vida en la película, por ejemplo, el miedo que Valentín le tiene al compromiso. Yo no me quería casar por muchos años y tenía mucho miedo de ser padre, pero luego me enamoré de la paternidad”, manifiesta el entrevistado.

“Una de las moralejas de la película es que la vida te pone obstáculos que crees son una maldición y se terminan convirtiendo en bendición, te hacen crecer y un mejor ser humano”, añade.

De la cinta también sorprende la actuación de la niña Loreto Peralta (quien interpreta a la hija de Valentín), la cual se estrenó por primera vez en la actuación con esta producción.

Peralta fue encontrada a tan solo una semana de empezar la producción, y después de que se buscara sin éxito a un menor con las características específicas del personaje. Todo se dio gracias a un mensaje desesperado que el artista colocó en Twitter.

La película hablada en inglés y español, debutará en los Estados Unidos el 30 de agosto, y representa un paso trascendental para el comediante, quien ya había dado sus pininos en el mercado anglosajón.

“Cuando empezamos a construir la película hace 12 años, les dije que necesitaba tener elementos que me ayudaran a hacer el ‘crossover’ a EEUU. Inclusive, en su estética parece una película mexicana al principio y poco a poco se convierte en una película hollywoodense”, afirma.

El mexicano reveló que tomó clases en Los Ángeles de dirección cinematográfica, sin embargo, reconoció que hacer el rol de director y actor principal fue bastante difícil.

“Actuar y dirigir no fue una buena idea porque se me duplicó el trabajo, pero por otro lado, logré conservar la esencia del guión. Otro director posiblemente me hubiera cambiado muchas cosas de la historia y no hubiera tenido el mismo corazón”, asegura.

Los momentos intensos de la trama fueron premeditados por el comediante, quien manifestó su interés de mostrarle un papel diferente al público, y desarrollar un producto que hiciera reír y llorar.

El resultado tocó de lleno al actor, quien afirmó que el proyecto lo motivó a tener hijos nuevamente.

“Al estar filmando esta película me dije que nunca me he dado la oportunidad real de ser padre. La vida me agarró por sorpresa y cuando lo fui, estaba en una etapa de querer conquistar el mundo. No disfrute a mis hijos como lo debí haber hecho”, señala.

El filme sin duda deja al público estremecido con una mezcla de emociones entre la tristeza y la redención que le saca lágrimas a más de uno. Resulta una agradable sorpresa encontrarse con la dimensión más humana de Derbez.