Sangriento amanecer en Egipto

Fuerzas de seguridad del gobierno acaban con dos campamentos de los seguidores del expresidente Mohamed Morsi
Sangriento amanecer en Egipto
No existe una cifra oficial de la cantidad de muertos y heridos en los enfrentamientos.
Foto: AP / Ahmed Gomas

EL CAIRO, Egipto — Las fuerzas de seguridad egipcias, haciendo uso de vehículos blindados, máquinas excavadoras y gas lacrimógeno, emprendieron el miércoles el desalojo de dos campamentos levantados en apoyo al expresidente Mohamed Morsi, mientras se escuchaban disparos de ambos bandos.

Las autoridades confirmaron la muerte de al menos tres agentes de la ley durante el operativo, mientras que el Ministerio de Salud reportó que fallecieron nueve manifestantes y que hubo al menos 80 heridos. Un grupo que representa a los manifestantes dijo que 25 civiles murieron en uno de los campamentos.

El brazo político de la Hermandad Musulmana, a la que pertenece Morsi, informó que hubo al menos 500 manifestantes muertos y 9,000 heridos en los dos campamentos. No hubo confirmación oficial de las cifras del grupo islamista. Tampoco había nada en las imágenes provistas por The Associated Press o las televisoras locales que indique que hubo tal cantidad de fallecidos.

Mohammed el-Beltagy, un líder de la Hermandad, puso la cifra de muertos en más de 300 y exhortó a policías y militares a amotinarse contra sus comandantes y a los egipcios a salir a las calles para mostrar su desaprobación a las redadas.

“Oh, pueblo egipcio, sus hermanos están en la plaza… ¿Vas a permanecer en silencio hasta que se complete el genocidio?” dijo el-Beltagy, quien es buscado por las autoridades para responder a las acusaciones de incitación a la violencia.

El más pequeño de los dos campamentos de protesta fue desalojado por completo ya avanzada la mañana, y la mayoría de los manifestantes que ahí se encontraban se refugiaron en jardines botánicos vecinos, el zoológico y dentro del campus de la Universidad de El Cairo.

Un reportero de la AP en el lugar dijo que las fuerzas de seguridad perseguían a los manifestantes en el zoológico.

Las fuerzas de seguridad también avanzaron en el otro campamento, ubicado en el distrito oriental de Ciudad Nasr, luego de haberlo rociado con gas lacrimógeno, y estaban cercando una mezquita que servía como foco de la vigilia. Se cree que varios líderes de la Hermandad Musulmana se estaban quedando en la mezquita.

Imágenes de televisión mostraban a miles de manifestantes congregados en el centro de la protesta, y muchos de ellos cubrían sus rostros para mitigar los efectos del gas.

Un funcionario de seguridad dijo que un total de 200 manifestantes habían sido arrestados en ambos campamentos. El funcionario habló bajo condición de anonimato porque no estaba autorizado a hablar con la prensa.

La Alianza Contra el Golpe de Estado, un grupo que aglutina a los partidarios de Morsi, dijo en un comunicado que hubo 25 muertos y decenas de heridos en el operativo contra el campamento de Ciudad Nasr, y afirmó que las fuerzas de seguridad usaron balas.

El Ministerio del Interior, que está a cargo de la policía, dijo que sólo usó gas lacrimógeno y que sus fuerzas fueron atacadas a tiros en el campamento.

“El mundo no puede quedarse sentado viendo cómo hombres, mujeres y niños inocentes son asesinados indiscriminadamente. El mundo debe detener los crímenes de la junta militar antes de que sea demasiado tarde”, dijo la oficina de prensa de la Hermandad Musulmana en Londres en un comunicado enviado por correo electrónico a la AP en El Cairo.

Islam Tawfiq, un miembro de la Hermandad en la protesta de Ciudad Nasr, dijo que la clínica del campamento estaba llena de cadáveres y que entre los lesionados había niños.

“Nadie puede salir, y quienes lo hacen son arrestados o golpeados”, dijo a la AP.

En un comunicado, el Ministerio del Interior advirtió que las fuerzas tratarían con firmeza a los manifestantes que actúen “irresponsablemente”, insinuando que responderían del mismo modo si sus hombres eran baleados. Dijo que garantizaría el tránsito seguro a aquellos que quisieran irse de los campamentos pero que detendría a quienes fueran requeridos por las autoridades para interrogarlos.

Por lo menos 250 personas han muerto en enfrentamientos en Egipto tras la destitución de Morsi por parte del ejército el 3 de julio. Los partidarios del líder islamista quieren que sea restituido.

Alrededor de la web