‘El Factor X’ graba galas en México

Belinda, Angélica María, Chino y Nacho lideran el programa.

Angélica María, Chino, Belinda y Nacho en la grabación de 'El Factor X' el miércoles.
Angélica María, Chino, Belinda y Nacho en la grabación de 'El Factor X' el miércoles.
Foto: EFE

El programa de televisión El Factor X graba estos días sus galas en la capital de México con el objetivo de convertir en cantantes a niños de ocho a 15 años, la “edad perfecta” para comenzar el vuelo en la búsqueda de sus sueños, explicó el presentador, Poncho de Anda.

Tras la grabación de la tercera gala, el conductor mexicano rechazó que sean demasiado jóvenes, y para explicarlo acudió al libro Outliers, de Malcolm Gladwell.

“[El libro] habla de aquellas personas que sobresalen en la vida. Y la primera regla que Malcolm da son las horas de vuelo. Tú necesitas 10,000 horas de vuelo, o de realizar una actividad, para convertirte en un experto”, dijo el presentador de programas como The Biggest Loser.

El Factor X muestra durante 40 funciones el trabajo y las actuaciones de estos futuros artistas, que son aconsejados y criticados ante la cámara por cuatro jueces: los cantantes Belinda y Angélica María, y el dúo venezolano Chino y Nacho.

Al presentar este espacio televisivo, Poncho de Anda señaló que, aunque en este tipo de formatos se suele ser áspero y duro con los participantes, se debe tener en cuenta que son niños y hay que tratarlos “con cuidado” y “sin herir sentimientos”, si bien hay que “decirles la verdad” y no ser “condescendientes”.

El presentador, que asegura vivir “las emociones de lo que sucede” en el programa sin “actuación”, y que está empezando a “entender cómo funciona el mundo de la música”, recordó que con nueve años su inquietud eran los micrófonos y que “ojalá” se hubiese encontrado en una situación similar.

A la cantante mexicana Belinda, que ayer cumplió 24 años y empezó hace diez, también le habría gustado que la hubiesen ayudado a desenvolverse en el escenario y corregir sus errores al comienzo de su carrera.

En su caso, comentó, fue “un poco difícil”, ya que “en casa no hay ningún artista” y ha tenido que guiarse sola.

En la parte de atrás del escenario espera para salir a escena Alejandro Quintero, que cantó Claridad; Gabriel Montañez (Equivocada), el trío Desafío (Nunca voy a olvidarte), Aurora Jablón (No te flores) y Paquito Herrera (Para siempre).

Este último, nervioso antes de cantar aun siendo uno de los participantes de mayor edad, sale con una sensación “inolvidable”.

“Ha habido unos segunditos que no sabía ni qué estaba haciendo, pero ya luego dije: ‘¡No, concéntrate!’, y gracias a Dios me salió como yo quise”, apuntó.

Su entrenador, Chino, indicó que no vale con ser “un Pavarotti” de gran voz para triunfar en el mundo de la música.

“Hay tanta competencia que uno tiene que ser un artista integral”, con buena voz, carisma, desenvoltura en el escenario y coreografía, afirmó.

“Que la gente sienta lo que tú sientes” porque “esto es un negocio”, y hay que “vender” para poder ser exitoso y “convencer a la industria”, declaró el intérprete, quien también participó en un programa de telerrealidad y no ganó.

Su compañero Nacho admitió que al principio de su carrera no se vio como cantante, sino detrás del escenario, escribiendo para otros artistas o formándolos, por lo que siente que nació para esta labor de “ayudar a personas que tienen un sueño y tratar de construir bloque a bloque una carrera sólida”.

Angélica María, que empezó su carrera profesional con seis años, recuerda que “actuar” y “jugar” vienen de la misma palabra en varios idiomas y aprueba la idea de un comienzo temprano, porque, “cuando naces artista, tienes un montón de sentimientos dentro que tienes que sacar”.

Después de aconsejar a los participantes durante la grabación de la gala, la cantante dijo que ser artista es un don con el que se nace: “Puedes mejorar, te puedes superar con el estudio, pero no puedes ser artista si no naces artista”.