Guerra por la televisión deportiva en Estados Unidos

Nueva York/EFE — Estados Unidos vive una auténtica guerra por las audiencias de televisión deportiva, un mercado tradicionalmente dominado por el gigante ESPN y al que otros competidores buscan arrebatar una parte del pastel económico.

Nace un nuevo canal de televisión por cable especializado en deportes, Fox Sports 1, mientras que otros competidores potencian sus coberturas, entre los que destaca NBC Sports que comenzó ayer a transmitir partidos de la Premiere League de fútbol inglés.

El lanzamiento de Fox Sports 1 supone el mayor reto para ESPN, ya que el conglomerado que dirige el magnate Rupert Murdoch ya tiene, gracias a su canal Fox, los derechos de emisión de las ligas de fútbol americano (NFL), béisbol (MLB) y de torneos de golf o de competiciones universitarias de Estados Unidos.

“Se trata de una guerra por la audiencia, pero también por una guerra por los derechos de emisión”, dijo Robert Boland, profesor de gestión de deportes en New York University (NYU).

NBC Sports logró adelantarse a Fox Sports 1 para ganar los derechos de emisión de los partidos de la Liga Premier League, que inició ayer.

Con este motivo, NBC Sports ha lanzado una campaña publicitaria en varios mercados clave, entre ellos Nueva York, para promover la audiencia en este deporte en Estados Unidos.

Si esta cadena cumple sus objetivos, nombres de clubes como Manchester United, Chelsea, Manchester City, Arsenal o Tottenham van a hacerse mucho más populares entre los estadounidenses en los próximos meses.

Boland señala que en los últimos meses también ha habido “una intensa batalla” entre los distintos canales, no sólo por conseguir derechos de emisión, sino también por fichar a presentadores o comentaristas.

Por ejemplo, Fox Sports 1 tendrá a estrellas del deporte retiradas como Gary Payton (baloncesto) o Andy Roddick (tenis), además de haber fichado a Regis Philbin, quien a sus casi 82 años es uno de los presentadores de televisión más emblemáticos del país.

Boland recalcó que se trata de un combate de alcance global, ya que las nuevas tecnologías llevarán estas transmisiones a computadores, tabletas y teléfonos inteligentes.

Además, el incremento de competencia hace que a las pantallas estadounidenses estén llegando cada vez más deportes que hasta hace poco no tenían sitio en las parrillas de programación, como el fútbol europeo, el campeonato mundial de Fórmula 1 o el Mundial de Motociclismo.

Tras los nuevos esfuerzos está el objetivo de minar el liderazgo de la poderosa ESPN, pionera en la especialización deportiva de la televisión por cable y satélite, y que tiene varios canales y emisoras de radio en inglés y en español.

ESPN, lanzada en 1979 y que es una empresa conjunta de Disney (80 % a través de la cadena ABC) y el grupo Hearst (20 %), y con ingresos totales de más de $10,000 millones al año, es una de las principales fuentes de beneficios del grupo Disney.Si Fox Sports 1 o la reforzada NBC Sports se hacen con una parte considerable del pastel de audiencia y publicitario, puede tener un efecto negativo en las cuentas de Disney.