Ejército sirio niega haber usado armas químicas contra rebeldes

El régimen de Bashar al-Asad rechazó las acusaciones de la oposición que reportó hoy más de 1,100 muertos en un ataque en la periferia de Damasco
Ejército sirio niega haber usado armas químicas contra rebeldes
La entrada a una guardería aparece destrozada tras un supuesto ataque químico por parte del régimen sirio en el barrio de Sharqi al-Tijara en Damasco hoy.
Foto: EFE

Damasco – La comandancia general del Ejército sirio dijo hoy que las acusaciones que ha recibido por haber usado supuestamente armas químicas en la periferia de Damasco son “categóricamente falsas” y las atribuyó a la propaganda de la oposición.

“Todas las alegaciones del uso de armas químicas no son sino un intento desesperado de encubrir sus derrotas sobre el terreno y reflejan su estado de histeria y fracaso”, dijeron las Fuerzas Armadas en un comunicado difundido a través de la televisión estatal.

Según denunció la opositora Coalición Nacional Siria (CNFROS), al menos 1.100 personas han muerto hoy en un supuesto ataque con armas químicas en varios distritos de la periferia de Damasco controlados por los rebeldes.

Sin embargo, el Ejército sirio inscribe esas informaciones “en el marco de la guerra sucia mediática”, e insiste en que “completará su misión nacional de enfrentarse al terrorismo para proteger al país y al pueblo”.

De igual modo, la comandancia instó a quienes se han levantado en armas a que se entreguen a las autoridades “antes de que sea demasiado tarde”.

El Ministerio de Asuntos Exteriores reaccionó también a estas acusaciones con un comunicado en el que asegura que “parece que el acuerdo de cooperación entre Siria y el equipo de investigación de la ONU no ha satisfecho a los terroristas y a los países que los apoyan”.

El Ministerio considera esas informaciones como “falsas y vacías” y reitera que su gobierno “siempre ha declarado que no usará armas de destrucción masiva, si existiesen, contra su pueblo”.

“Estas mentiras eran predecibles. Intentan distraer al equipo de la ONU de cumplir su misión”, subraya.

La misión de la ONU entró el pasado 18 de agosto en Siria, tras haber retrasado varias veces su visita por problemas logísticos, con el objetivo de investigar tres posibles casos de uso de armas químicas.