Definen cupos a octavos de final

Juan Valencia (izq.), defensa del  Atlético Nacional colombiano, disputa el control del esférico con Iván González del Guaraní de  Paraguay.
Juan Valencia (izq.), defensa del Atlético Nacional colombiano, disputa el control del esférico con Iván González del Guaraní de Paraguay.
Foto: ap

Bogotá/EFE — Sao Paulo, el último campeón de la Copa Sudamericana, espera envuelto en una de sus peores crisis el rival para debutar en los octavos de final de la duodécima edición, fase que esta semana se surtirá con catorce equipos, ya que la suerte del pulso entre River y San Lorenzo se conocerá solo el 5 de septiembre.

El encopetado equipo brasileño, único de los participantes de diez países que no debió pasar por la criba de las dos primeras fases, chocará en octavos de final con el mejor del mano a mano entre la Universidad Católica chilena y el Emelec ecuatoriano.

El puerto de Guayaquil será hoy el escenario de este encuentro, al que llega con notable ventaja el equipo chileno por haber goleado con un 4-0 en la ida.

Si los eléctricos ecuatorianos confían en un milagro para cambiar su historia y avanzar a la fase de los dieciséis mejores, el Sao Paulo espera algo parecido antes de debutar en la Sudamericana 2013.

Pero para ello tendrá que derrotar en la decimosexta jornada de la Liga brasileña al Fluminense, que flota en la mitad de la clasificación liderada provisionalmente por el Cruzeiro con 31 enteros, y apuesta por la recuperación de su goleador, Luis Fabiano.

El actual campeón de la Sudamericana carga la mácula de no ganar hace doce partidos en el ‘Brasileirao’.

Y es el penúltimo con once de 42 puntos posibles, ya que ha jugado catorce veces. Apenas supera por tres al colista, Naútico.

La jornada de partidos de vuelta de la Copa Sudamericana ofrecerá entre hoy y el jueves diversos atractivos.

Universidad de Chile, campeón de la décima edición, jugada en el 2011, tiene un difícil desafío el jueves, también en territorio ecuatoriano, frente al José Terán, que en la ida sacó de Santiago un beneficioso empate 1-1.

El Atlético Nacional colombiano y el Colo Colo chileno, dos equipos que buscan superar el trago amargo de haber perdido una final de la Sudamericana, esperan sellar en casa sus visados para avanzar a la tercera fase, siempre con la mira puesta en otra final.

El Atlético Nacional, que perdió la primera final con el San Lorenzo argentino, en el 2002, tendrá hoy en Medellín la posibilidad de definir a su favor una serie con el Guaraní paraguayo, al que ganó a domicilio por 0-2 en el primer encuentro.

El Colo Colo, que perdió el título del 2006 por culpa del Pachuca mexicano, se las verá mañana en casa con otro equipo colombiano, el Deportivo Pasto, que en la ida ganó por la mínima.

Remar contra la corriente también será el desafío de los brasileños Criciúma, Naútico y Portuguesa, el Mineros venezolano, el River Plate uruguayo y el Lanús argentino.

Náutico y Mineros perdieron hace ocho días en sus visitas por idéntico 2-0 ante el Sport Recife brasileño y el Libertad paraguayo.

Criciúma y Portuguesa cayeron en casa por el mismo 1-2 el Ponte Preta y el Bahía, suerte adversa que también acompañó al Racing, ahora sin Luis Zubeldía, al recibir al Lanús.

La vuelta del mano a mano entre River Plate y San Lorenzo (1-0 en la ida a favor de River), se jugará el 5 de septiembre en el estadio Monumental.