Floyd Mayweather con reflejos intactos

Floyd Mayweather con reflejos intactos
Floyd Mayweather lució rápido en la sesión de entrenamiento de ayer para el combate frente a Saúl 'Canelo' Alvarez.
Foto: Fotos AP

LAS VEGAS/AP — Una inusual serie de tormentas habían enfriado el aire de verano a un nivel casi tolerable, aunque el interior del gimnasio Floyd Mayweather Jr., ubicado a unos pocos kilómetros del Strip de Las Vegas, estaba tan lleno de sudor como siempre.

Con un par de compañeros de entrenamiento frente a él, ayer por la tarde, Mayweather subió aún más la temperatura. “Ahí, justo ahí”, gritó al primer boxeador desafortunado en sentir sus golpes. “No te puedes escapar. Te pegaré cuando quiera”.

Mayweather no tardó mucho en hacer precisamente eso. Cuando el tercero de cuatro rounds estaba por alcanzar los 10 minutos, conectó una rápida sucesión de golpes para acabar con un gancho de izquierda que sacudió a su oponente y lo dejó tambaleándose por el cuadrilátero.

Todo en un día de trabajo, pero todavía quedaban tareas pendientes. Siempre es así cuando Mayweather entrena, y sobre todo ahora, a menos de tres semanas de su pelea con el invicto astro mexicano Saúl “Canelo” Álvarez.

“Estoy listo para rendir y entretener, eso es de lo que se trata”, dijo Mayweather. “Soy mucho más viejo ahora, así que en las últimos cinco peleas que tengo quiero sacar provecho del dinero”.

Mayweather dice que los combates serán los últimos de su carrera, aunque a los 36 años no parece haber perdido nada de los reflejos o la velocidad que le han ayudado a ganar todos los 44 combates de su carrera profesional, que comenzó tras los Olímpicos de 1996.

Lo que ha cambiado es la forma en que Mayweather se promociona, aunque él dice que no ha cambiado. Desde que salió de una cárcel de Las Vegas después de cumplir 64 días por cargos de violencia doméstica el año pasado, Mayweather ha sido el modelo de la cortesía y la buena educación, un marcado contraste con el personaje de chico malo que lo convirtió en una gran atracción a lo largo de los años.

Si el nuevo Mayweather es un tipo amable y gentil fuera del ring, algo también ha cambiado en el interior. Sus peleas a veces tendieron a convertirse en asuntos tediosos mientras intentaba ganar sin recibir golpes, pero en los últimos años ha cambiado un poco su estilo y se ha vuelto más agresivo y desprevenido.

Eso se vio ayer cuando correteaba a dos sparrings en el cuadrilátero, golpeándolos con ganchos de izquierda y puños diestros al tiempo que mantenía un flujo constante de parloteo. El corto período de tiempo entre peleas debería ser beneficioso para Floyd a su edad, y ya está dentro del peso de 69 kilos (152 libras) necesarios para la pelea.

“Volví tan rápido que todavía estoy en forma”, dijo. “Me siento bien, muy bien”.

Los fanáticos del boxeo también deberían sentirse bien de que Mayweather se enfrente a Álvarez, de 23 años, quien está invicto en 42 peleas y tiene uno de los títulos de las 154 libras.

Mayweather ha recibido críticas en el pasado por la elección de sus oponentes y por rehusarse a pelear contra el filipino Manny Pacquiao, pero Álvarez es una de las peleas más peligrosas que podía elegir en esta etapa de su carrera. ¿Y qué hay de Pacquiao y el combate que ahora probablemente nunca ocurrirá?

“Ni siquiera sé quién es ese”, dijo Mayweather.