ICE busca proteger a los menores

Detenidos por Inmigración recibirían liberación vigilada, con niños a cargo
Sigue a El Diario NY en Facebook

El mayor temor de Pedro (nombre ficticio a petición de su abogado) es que lo deporten y su hijo de 4 años quede desamparado. Algo parecido ocurrió, alega, al ser detenido a finales del año pasado y durante los casi cuatro meses que fue privado de su libertad: no pudo ocuparse de evitar que la madre del niño se lo llevara y lo sometiera a abusos.

Una nueva directiva dada a conocer el pasado viernes por ICE (Agencia de Inmigración y Aduanas) para facilitar los derechos de padres detenidos en el curso de un proceso migratorio podría haber permitido que Pedro estuviera en libertad bajo fianza lo antes posible, e impedir el abuso que él afirma sufrió su hijo.

“Si esta nueva política se aplica, las autoridades tendrían que documentar el hecho de que el detenido tenía un hijo y era su principal responsable”, apuntó Bryan Johnson, abogado de Pedro. “El problema es que al final el más afectado es el niño. ICE debería dar al bienestar de los menores el mismo peso que a sus prioridades de deportación. Hasta ahora, eso no ha ocurrido”.

Pedro es hondureño y vive, indocumentado, en Nueva York, donde trabaja como jardinero. Su hijo tiene 4 años recién cumplidos y ha sido criado desde los 3 meses por el hombre y su hermana, luego de que la madre lo pusiera en sus brazos a los tres meses, y se desentendiera de él.

A finales del año pasado, Pedro fue detenido manejando con unas cervezas de más y condenado con un DUI a 90 días de prisión. Una orden de detención mandatoria de ICE impidió que saliera bajo fianza y lo puso en camino a la deportación, dejando el campo abierto para lo que ocurrió después con su pequeño hijo.

“El nene estaba acostumbrado a estar conmigo y con mi hermana. Pero cuando me detuvieron vino la mamá con la policía y se lo llevó. No permitió que lo viéramos ni habláramos con él por cuatro meses”, cuenta Pedro en una entrevista. “Yo sólo pensaba en salir corriendo de la cárcel para ir a buscarlo pero no podía”.

Un día antes de que Pedro saliera bajo fianza, la madre del niño llamó a su ex cuñada y devolvió al pequeño. “Cuando lo entregó, ese niño venía como si hubiera estado en el desierto perdido 4 días, había perdido peso, venía deshidratado y tenía golpes y rasguños. Pasó dos días en el hospital después de eso y quedó traumatizado”.

La nueva directiva de ICE, emitida el pasado 23, daría ciertos derechos a los padres de menores de edad, sin importar el estatus legal de estos, cuando los adultos son detenidos por ICE. Entre otras cosas, dirige a los agentes que toman decisiones, a no alejar a los detenidos del área donde están sus hijos, facilitar el acceso a procesos de corte de custodia e incluso determinar si es mejor una alternativa como liberación vigilada en el caso de personas cuyos hijos no tengan a nadie aceptable para cuidarlos.

Organizaciones que velan por los derechos de los inmigrantes indicaron que la directiva es un cambio positivo, aunque no resolverá el problema.

“Creemos que esta directiva puede reducir la cantidad de niños que caen innecesariamente en el sistema de bienestar público como resultado de la detención de padres o guardianes”, dijo en un comunicado la Comisión de Mujeres Refugiadas, una organización sin fines de lucro que aboga por las mujeres inmigrantes. Pero su presidente, Bruce Lesley, indicó que su efecto es limitado por ser una directiva y no una ley, que sería lo ideal. “Sólo el Congreso puede ofrecer las reformas necesarias para reducir el daño a los niños”, dijo.