Trabajadores de comida rápida exigen más sueldo en NYC

Cientos participan en una protesta nacional para pedir que se les doble el salario y se les permita formar un sindicato
Trabajadores de comida rápida exigen más sueldo en NYC
Manifestantes se concentraron este jueves en las afueras de un restaurante McDonald's de la Quinta Avenida en Manhattan.
Foto: AP

Lo que piden es muy sencillo: de $7.25 la hora quieren ganar $15. Esa es la demanda de cientos de trabajadores neoyorquinos de cadenas de restaurantes de comida rápida, quienes se unieron este jueves a una manifestación nacional que lanzó a miles de empleados a las calles de las principales ciudades del país para pedir un aumento de sueldo.

“No podemos sobrevivir con $7.25” fue la consigna que gritaron unos 150 manifestantes este jueves al mediodía cuando se congregaron en las afueras de un restaurante Wendy’s en el centro de Manhattan.

Antes de esta concentración, unos 400 trabajadores marcharon por las principales calles de la Gran Manzana con la misma demanda de que les paguen $15 dólares la hora, que significaría $31,000 anuales para los empleados de tiempo completo. Además, también reclamaron que se les permita formar un sindicato.

A nivel nacional miles de trabajadores de restaurantes de comida rápida también protestaron este jueves como parte de la campaña nacional para lograr que cadenas como McDonald’s, Taco Bell y Wendy’s paguen mejores salarios.

Se esperaba que esta fuera la mayor huelga a nivel nacional de trabajadores del ramo, según los organizadores. Ya hubo un anticipo a mediados de año cuando unos 2,200 de los millones de trabajadores de ese rubro pararon labores por un día en siete ciudades.

Los paros planeados para este jueves suceden a una serie de huelgas que comenzaron en noviembre en Nueva York y después se propagaron a otras ciudades, entre ellas Chicago, Detroit y Seattle.

La medida de reclamo tiene lugar en momento en que la Casa Blanca, algunos legisladores y economistas promueven un aumento en el salario mínimo federal, que fue aumentado por última vez en el 2009. Pero la mayoría de las propuestas buscan un aumento bastante más modesto. El presidente Barack Obama quiere aumentarlo a $9 la hora.

El movimiento ha suscitado considerable atención de la prensa sobre esos trabajadores que ganan muy poco y tienen perspectivas limitadas. Pero los trabajadores que se pliegan a la protesta representan una pequeña fracción de la industria. Y no está claro si los paros de este jueves cerrarán algún restaurante porque los organizadores anticiparon sus planes públicamente y los encargados han tenido tiempo para ajustar su personal.

Alrededor de la web